Luis Pastor. cantautor

"Los nuevos cantautores han dejado lo social para centrarse en el intimismo"

  • El músico continúa sus conciertos de presentación de su nuevo disco, '¿Qué fue de los cantautores?', con canciones dedicadas al Manifiesto Canción del Sur y al movimiento 15-M

Decidió anteponer una "E" a Luis y así se convirtió en Eluis. No quiso dar lugar a confusiones con el coplero Luis Lucena. Sus apellidos, Lucena Canales, suenan tan cañís que no podría disimular su origen español pero él es cantautor y su tarea ha sido, precisamente, la de ser crítico con este país por medio de sus canciones. Abandonado el desencanto, decide ahora regresar a la lucha porque "sobran los motivos". Cree necesario recuperar la auténtica actitud de compromiso de los primeros cantautores. Un poco a la manera de Bob Dylan, Luis Pastor mantiene su gira de conciertos siempre de acá para allá, en plena conexión con el público, con canciones de siempre pero también temas nuevos, como el compuesto que rememora lo que fue Manifiesto Canción del Sur u otros que hablan del 15-M. Guitarra y reivindicación en mano, Málaga Hoy, charla con él.

-Luis Pastor se preguntó en su último disco "¿Qué fue de los cantautores?". Eluis, ¿qué ha sido de ellos?

-En 1993, el programa La Clave, que dirigía José Luis Balbín, emitió un programa en el que participaron Fernando González Lucini, Carlos Cano, Chicho Sánchez Ferlosio, Javier Krahe, José Antonio Labordeta, Marina Rossell y Jerónimo Granada con el título ¿Qué fue de los cantautores contestatarios?, pero la canción de autor estaba tan viva como ahora mismo. Es cierto que la nueva generación de cantautores, con algunas excepciones, ha dejado a un lado el aspecto social para centrarse en el intimista. La canción tiene que volver a lo que siempre ha sido: expresión viva del presente y voz colectiva. Deberíamos recuperar no sólo lo que se llamó canción protesta, sino esa clase de emoción que exprese lo que los demás pensamos y sentimos.

-¿Cuáles son las reivindicaciones de la canción de autor en una época de absoluto individualismo?

-Desde la Transición, la música de los cantautores, que nació y tuvo su auge al final de la dictadura y en lucha por la democracia, fue desplazada por una música con letras no comprometidas y que hablaban principalmente de la intimidad del autor. Está más de actualidad que nunca aquello que Gabriel Celaya publicó en 1955 y que luego cantó Paco Ibáñez: "Maldigo la poesía del que no toma partido". El cantautor tiene que tomar partido y ayudar con su canción a la unidad de los movimientos sociales y políticos de las izquierdas. No tiene sentido, con lo que está cayendo, que cada cual por su lado esté luchando por lo mismo. No es sólo una opinión o una toma de posición: así es como nació la canción de autor y este es su sentido.

-¿Qué recuerdos le trae el Manifiesto Canción del Sur?

-El Manifiesto Canción del Sur fue una propuesta creativa puesta en juego por el poeta Juan de Loxa y los cantautores Carlos Cano y Antonio Mata al que se sumaron después otros como Enrique Moratalla, Miguel Á. González, Raúl Alcover, Pascual, Esteban Valdivieso, Juan Titos, Nande Ferrer… Lo más significativo fue su dimensión colectiva y la reivindicación de las raíces temáticas y formales de la canción popular. Nacieron como grupos de músicos poetas y esto es otra de las cosas que se olvidó en la Transición, donde pesaron más las individualidades y otras influencias musicales de moda (otra vez el mercado).

-¿Qué significado tiene hacer una canción que rememore hoy aquel acontecimiento?

-Vivimos una situación social y política que vuelve a poner en juego a los poetas que cantan (me gusta más que cantautores), pero éstos tienen que dar el primer paso implicándose en los asuntos de todos. Es curioso y significativo que el 15M, que fue un estallido colectivo, no tuviera en su momento canciones. Por eso he compuesto una canción sobre el Manifiesto en la que incluyo textos de los fundadores (Juan de Loxa, Carlos Cano y Antonio Mata).

-¿Qué supusieron la Transición y la democracia en la composición de nuevas letras? ¿A qué retos se enfrentaban los músicos? ¿Cuáles fueron los focos de la denuncia?

-En la Transición no es que no hubiera motivos para seguir reivindicando, protestando, por medio de la canción. A los cantautores nos pasó lo mismo que al conjunto de la sociedad: después de las vacas flacas, era normal que quisiéramos disfrutar un poco. Pero el descontento existía, sólo que se expresaba de otras muchas maneras. Lo que se llamó desencanto no fue sino una manera de protesta en el ámbito que nos había dejado el poder: en lo íntimo y personal. Ahora, con la situación política que estamos sufriendo, con los recortes económicos y sociales y demás retrocesos democráticos, ya no tiene valor alguno seguir cantando al individualismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios