Las obras del Thyssen se adjudican hoy pese a las dudas sobre el proceso

  • El Instituto Municipal de la Vivienda se reafirmará en su decisión de encargar la obra por 11 millones de euros a Contrat, Hermanos Campano y OHL aunque ha habido sospechas de trato privilegiado

Comentarios 1

Ha habido mucho ruido antes del comienzo de las obras del futuro Museo Thyssen de Málaga, y es que la adjudicación del proyecto de ejecución ha estado envuelto en polémica. Han sido necesarios tres dictámenes de la asesoría jurídica municipal, además de un cuarto del despacho madrileño de abogados Ariño y Asociados, para que el consejo rector del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) se reafirme hoy en su decisión de encargar este contrato a la unión temporal de empresas (UTE) integrada por Contrat, Ingeniería y Obras SA, Hermanos Campano SL y Obrascon Huarte Laín, por un importe total de 11.400.846 euros.

No ha sido suficiente para frenar la decisión el voto contrario de Trinidad Navarro, asesora jurídica de la mesa de contratación del IMV, al considerar que en la oferta elegida figuraba el mismo equipo técnico que elaboró el anteproyecto arquitectónico del museo. Esta circunstancia, según la asesora del IMV, podía suponer "un trato privilegiado con respecto al resto de empresas". Tampoco se ha tenido en cuenta la protesta que el pasado 4 de septiembre elevaron la Constructora San José y Sando, que participaron de modo conjunto en el concurso. Estas dos constructoras solicitaron la exclusión de la UTE de Contrat, Ingeniería y Obras S. A., Hermanos Campano S. L. y Obrascon Huarte Laín por considerar que infringían la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas -en su artículo 52.3-.

Lo que se aprobará definitivamente esta mañana, tras la suspensión de la decisión el pasado 20 de agosto, será la adjudicación del proyecto a la UTE ganadora del concurso por más de 11 millones de euros que se dividirá en tres anualidades: 3.813.000 euros en 2008, 7,5 millones en 2009 y 87.846,50 euros en 2010, año para el que se prevé su apertura. El plazo de ejecución es de 15,5 meses.

Fueron diez las ofertas (seis de ellas bajo la fórmula de UTE) que se presentaron al concurso público convocado por el IMV. La oferta ganadora, además de otras supuestas ventajas, incluye una rebaja de un 28,82% del presupuesto respecto a la licitación.

Todo el problema de la adjudicación viene por el voto en contrario de Trinidad Navarro, asesora jurídica de la mesa de contratación del IMV. "En el caso que nos ocupa, potencialmente, y de forma objetiva (aunque, en términos subjetivos no tiene por qué existir voluntad en tal sentido) el hecho de ser autor del anteproyecto arquitectónico, y a su vez licitador, integrado en una UTE, del contrato en cuestión, implica una participación en la elaboración de las especificaciones técnicas relativas a dichos contratos que puede provocar restricciones a la libre concurrencia o suponer un trato privilegiado con respecto al resto de las empresas licitadoras", es lo que indicó Trinidad Navarro en su negativa. No obstante, los cuatro dictámenes aseguran la completa conformidad con la ley del resultado del concurso del IMV.

Así, la concurrencia de los arquitectos Rafael Roldán y Javier González tanto en la elaboración del anteproyecto como del proyecto no va a impedir que Hermanos Campano y Contrat vuelvan a ejecutar obras, ya por tercera vez consecutiva, en el Palacio de Villalón -restauraron los artesonados e iniciaron su rehabilitación-, que ya es casi su casa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios