"En otros países el conservatorio apoya al músico que destaca"

  • El guitarrista malagueño vive entre Nueva York y Londres y considera que un artista necesita "el apoyo institucional de su país"

Comentarios 1

Al neófito en la materia le resultará, cuanto menos curioso, que el nombre de Rafael Aguirre suene más fuera de España que dentro. Pero así parece ser. Es uno de los mejores representantes de la guitarra española y figura imprescindible -más allá de sus fronteras- en los carteles más esperados. Vive a caballo entre Londres y Nueva York y el 14 de marzo actúa por segunda vez en el templo de la música por antonomasia, el Carnegie Hall. Con 27 años acumula premios como partituras, entre ellos el Pro Musicis Award, y tiene su agenda comprometida hasta mediados de 2013. Con semejante currículo cuesta reconocer que este portento de la música es malagueño y que el pasado sábado le comían los nervios ante el concierto que ofreció en el teatro Las Lagunas de Mijas.

-Le espera un año de conciertos por todo el mundo, ¿suele ser habitual o ya nota el efecto de los recortes?

-Ahora no me puedo quejar demasiado visto el panorama económico. Aunque va a ser complicado en los próximos años afrontar, no solamente una agenda concertística apretada en España, sino el apoyo tan importante del país que cualquier artista que se precie a representar España por el mundo necesita si quiere llegar a buen puerto.

-¿Un músico de su categoría debe preocuparse?

-Yo siempre he sido optimista y confío en que todo llega al que sabe esperar y, sobre todo, trabaja.

-¿Cuántas de sus citas son aquí, en España?

-De momento estoy contento de haber dado tres conciertos en España esta semana y este año tocaré otras tres veces más. Si por mí fuera vendría todos los meses.

-¿Por qué cree que el Teatro Cervantes no le ha programado aún?

-Estoy seguro de que las personas encargadas de la programación van a hacerlo cuando lo consideren oportuno. Dicen que más vale tarde que nunca.

-Estudió en el Conservatorio Superior de Málaga, ¿lo recomienda como base formativa?

-Es mejorable, como todo. Sin duda, el mayor problema es la falta de apoyo a los alumnos que destacan. En otros países en cuanto alguien destaca el conservatorio le apoya para que le represente por toda Europa. Aquí parece que el ego de ciertos personajes autoritarios importa más que la propia música y eso ni beneficia a la educación ni al sistema de conservatorios.

-Un paisano y compañero suyo, Daniel Casares, asegura que no le preocupa la crisis en España porque el 70% de sus conciertos están fuera, ¿a usted tampoco le preocupa?

-Pues, aunque toco por todo el mundo me preocupan, y mucho, los recortes ya que considero que si eres un artista español necesitas tener el apoyo institucional del país al que representas así como el calor de tus paisanos.

-¿Se imagina viviendo de su profesión en Málaga?

-Ahora mismo en el momento profesional en el que me encuentro solo me veo viviendo en dos ciudades, Londres o Nueva York. Elegí la primera porque está en Europa, y por razones de ámbito personal. Aunque me encanta y colaboro siempre que puedo con actividades musicales en Málaga, como el curso que acabo de impartir para los alumnos del conservatorio de Fuengirola, considerado uno de los mejores de Andalucía.

-¿Cree que la ciudad necesita un Auditorio de la Música como el que se está proyectando en el Puerto?

-Por supuesto, pero siempre que sea acompañado de una gran gestión, ya que hacer un auditorio para que luego esté vacío no sería lo más inteligente. Le doy más importancia a que haya dinero primero para traer a buenos artistas a Málaga, ya que un auditorio sin esto no tendría mucho sentido.

-Usted ha tocado con la OFM; una de las orquestas andaluzas que está de actualidad por el cambio en su financiación anunciado por la Junta. Ellas piden acogerse a la Ley de Mecenazgo, ¿lo comparte?

-Pues así funcionan muchas de las orquestas de EEUU y ha ido bien mientras no había crisis, pero ahora les va bastante mal. Algunas de hecho han desaparecido. Yo pienso que habrá que buscar una solución intermedia si no se llega a ningún acuerdo.

-La crítica de Nueva York y Londres habla maravillas de usted, ¿pasa lo mismo en España?

-Yo pienso que lo más importante es que el público se quede satisfecho con tu actuación y le hagas feliz A veces el crítico está lleno de envidia o no ha tenido un día bueno y quien tiene boca se equivoca, así que no le doy mucha importancia. Aunque también hay críticos muy honestos y bien preparados.

-Para llegar hasta donde ha llegado ¿se requiere más perseverancia que talento?

-Por mucho talento que se tenga, sin la perseverancia el talento se queda en nada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios