Una panorámica del videoarte andaluz

  • '(Re)visiones' recoge en el CAS de Sevilla obras de 14 creadores, con notable representación malagueña, y analiza sus inquietudes y estéticas

El Centro de las Artes de Sevilla (CAS) inaugura hoy la exposición (Re)visiones. Aspectos del videoarte andaluz de los últimos años, una muestra que recoge trabajos realizados entre 2003 y este mismo año por 14 artistas, tanto de trayectorias consolidadas como emergentes. Rogelio López Cuenca, Tete Álvarez, María Cañas, Nuria Carrasco, Dionisio González, Cristina Lucas, Juan Carlos Robles, Anna Jonsson y Daniel Cuberta, en el apartado de los veteranos, y Javier Artero, Beatriz Ros, Jesús M. Sánchez y el tándem que forman Beatriz Sánchez y Verónica Ruth Frías, en el de los más jóvenes, participan en esta aproximación panorámica a un ámbito de la creación artística en el que se ha filtrado de manera determinante la apabullante expansión de internet, las redes sociales y los dispositivos portátiles de grabación y reproducción.

"Hoy todos tenemos mucha más naturalidad respecto al vídeo, que se ha convertido en una herramienta más de nuestra vida cotidiana", señala Mariana Hormaechea, comisaria de esta exposición que abarca diversos lenguajes y herramientas, desde la videodanza a la videoperformance pasando por el videocollage o, como ocurre en el caso de Y murieron con las pelucas puestas, la obra que presentan las cordobesas Sánchez y Frías, la videocorrespondencia. En este trabajo, que ilustra la afirmación de la comisaria, las dos artistas se enzarzan en un duelo de performances que fue retransmitido a través de Facebook y en el que, a modo de golpes devueltos en un partido de tenis, ofrecen un lúdico, socarrón y elíptico comentario sobre el no muy frecuentemente admitido asunto de la competitividad y los celos entre artistas o el inacabable debate sobre alta cultura/cultura popular. También el gaditano Tete Álvarez se sirve en su Infinity Tour del ingente material cibernético -en este caso de vídeos de paseos turísticos de usuarios de Youtube y Vimeo- para, por medio de una estrategia de apropiación y reciclaje, dotar de nuevos significados a esas imágenes y proponer una mirada distinta a esos recorridos urbanos a la vez que una reflexión sobre la manera en que nos relacionamos con las imágenes en la era del consumo masivo e indiscriminado de productos audiovisuales.

La mirada crítica, el sentido del humor y la ironía son elementos comunes a muchos de los trabajos recogidos en la exposición, que no se planteó desde apriorismo alguno, explica Hormaechea. Incluso así, no obstante, afloraron temas e inquietudes similares. "No había ningún interés en dividir la exposición ni por criterios de género ni temáticos", comenta la comisaria, "pero acabaron apareciendo coincidencias". En el caso de las mujeres, con especial protagonismo, "las cuestiones de género", asociadas a las reflexiones sobre "la identidad, el cuerpo, su situación en la sociedad y también en el mundo del arte". Ejemplo de ello es la obra seleccionada de Cristina Lucas, un vídeo de 2006 titulado Tú también puedes caminar. En él, la artista jiennense parte de una anécdota que recogió Virginia Woolf en Una habitación propia: en una crítica colectiva a un libro suyo, tres hombres afirmaron: "Señores, una mujer que se dedica a la cultura es como un perro que anda sobre sus patas traseras. No lo hace bien, pero ya sorprende que pueda hacerlo en absoluto". Lucas filma su respuesta: una serie de perritos, supuestamente graciosos y entrañables, que caminan erguidos sobre sus patas traseras y por lo general en entornos domésticos, asociados todavía hoy a las labores cotidianas de las mujeres.

Otra de las tendencias que parece sobresalir en el videoarte andaluz de los últimos años es la ciudad contemporánea, es decir, "las formas de habitarla y las relaciones que se establecen entre el hombre y el medio". Dionisio González, asturiano afincado en Sevilla muy interesado siempre en la arquitectura así como en la exploración de los lugares donde se confunden "el caos y la belleza", aporta una muestra muy clara en su vídeo de 2003 -el más antiguo recogido en la muestra- Paulicéia Desvairada. Visôes do perimetro, grabado en las favelas de Sao Paulo. También se aprecia esa mirada al vínculo del hombre con el territorio en El falsificador de paisajes, una obra de 2006 del sevillano Daniel Cuberta que contiene además un matiz reflexivo acerca del fenómeno turístico. En el vídeo, grabado en el desierto israelí de Neguev, la palabra, la imagen y el sonido entablan un diálogo que lleva implícito una meditación sobre el paisaje como construcción.

Otras obras, apunta la comisaria, se centran en el "cuestionamiento de la imagen misma". Así ocurre en Down with reality, de la sevillana María Cañas, "la Archivera de Sevilla", rama "iconoclasta audiovisual", quien en este trabajo, entre el punk y las películas de serie B, recolecta imágenes de realities shows reales y ficticios para construir una divertida y cáustica mirada a los ambientes artísticos así como a la llamada telerrealidad y su cuasi omnipresencia en los canales televisivos.

Son pistas para recorrer una exposición que ante todo, recuerda su comisaria, aspira a reflejar la "pluralidad" de la creación artística andaluza en este ámbito. Hoy a las 20:00, en la inauguración, el ubetense Jesús M. Sánchez ofrecerá una sesión de Vjing en la que mezclará música electrónica con loops de sus vídeos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios