Un paseo por las estrellas

Orquesta Filarmónica de Málaga y Coral Carmina Nova. Teatro Cervantes. Fecha: 16 de diciembre de 2011. Director OFM: Edmon Colomer. Coral Carmina Nova. Director: Javier Serrano. Repertorio: 'Los planetas. Suite, Op.32', de G. Holst, y 'Villancicos andaluces. Orquestaciones' de Albert Guinovart. Aforo: Lleno.

Por segundo año consecutivo, la música anglosajona se erigió en protagonista del tradicional concierto de Navidad que ofrece la OFM. La memorable y ambiciosa interpretación de El sueño de Geronte de Elgar el año anterior, tuvo una dignísima sucesión en estos impactantes Planetasde Gustav Holst.

Eso sí, se trata de dos composiciones que abordan de manera muy distinta la trascendencia. Mientras el oratorio de Elgar -una meditación sobre la inmortalidad del alma- tiene un evidente sentido religioso incardinado en la tradición cristiana, la obra de Holst está más cercana a una mística de ascendencia cósmica, esto es, el acceso a lo absoluto no desde el conocimiento, sino a través de la experiencia.

La interpretación de Los Planetas fue, sencillamente, impecable. Colomer recreó magistralmente el contraste entre la potencia sensorial de la inmensidad y la vaporosa levedad del estado de ingravidez en la experiencia mística, que, al margen de metáforas mitológicas, atraviesa la composición de Holst.

Junto a estas formas contemporáneas de espiritualidad new age, no podía faltar en el concierto de Navidad el componente tradicional y popular. La segunda parte se consagró en su totalidad a una colección de villancicos andaluces orquestados por Albert Guinovart -presente en el teatro- y cantados por la Coral Cármina Nova, que, cercana a su 25 aniversario, recibió, sin previo aviso, el premio Málaga Musical. A los cantantes se debe en parte el entusiasmo con que fueron recibidas por el público las adaptaciones de Guinovart que, no obstante, resaltan por su colorido y riqueza tímbrica. De entre todas, cabría destacar la presentación del tema en El Tamborilero, su conseguido mimetismo con el Bolero de Ravel, y la intensidad lírica del Campanilleros. Tampoco faltaron la tradicional felicitación del alcalde, que volvió a referirse al futuro Auditorio con humor y resignación y el emotivo Noche de Paz con la participación del público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios