La peligrosa querencia 'amateur'

Teatro Cánovas. Fecha: 31 de octubre. Compañía: El Viejo Actor. Texto: Francisco Javier Poleo. Director: Carlos Poleo. Reparto: Noralyz Aguirre, Lydia Martín, Steven Lance, Álvaro Nielsen y Carlos Poleo. Aforo: Unas 60 personas.

La compañía malagueña El Viejo Actor continúa con su ya bien afirmado proceso de indagación y conjetura escénica. Sobre un escenario vuelve a mirar al teatro desde dentro y hace aflorar, como si de cierto ejercicio psicoanalítico se tratase, las emociones que entran en juego cuando una compañía da sus primeros pasos. Dado que esas emociones, consignadas a menudo como una bomba de mano a la que se le acaba de retirar el seguro, son contradictorias y saben invadir todos los extremos del espectro sentimental humano en cuestión de segundos, el montaje tiene tanto de drama como de comedia, aunque, si bien se empeña más en parecer lo primero, brilla con mucha más autoridad cuando se acerca a lo segundo. Lo mejor, en todo caso, queda contenido en la naturaleza fragmentada, atípica y ciertamente rara de la obra, en su narratividad autorreferencial hecha de espejos y destellos. El espectador tiene la sensación de que observa todo lo que ocurre a través de un agujero en la pared, y en esta posición apenas logra recomponer el discurso; lo suficiente, eso sí, como para querer saber más. Lo peor es el modo en que la naturaleza amateur se confunde entre la ficción y la realidad. Arrimarse de manera tan directa al registro primerizo entraña riesgos ante los que hay que saber armarse. A Sobre un escenario, estrenada el pasado miércoles, le faltan muchas horas de ensayo, más agilidad y más aplomo, más verdad en las réplicas y más confianza en sus posibilidades, que son muchas. El balance, de cualquier forma, es notable por lo honesto de la propuesta. El camino promete.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios