Una pequeña Eponine para 'Los Miserables'

  • El musical, que se instalará en el Cervantes durante un mes desde el 20 de junio, realizó ayer un casting entre niñas de 6 a 9 años, de las que seleccionarán a tres para las 37 funciones

Nerviosas e impacientes, lo mismo que se podría decir sobre los padres que las acompañaban, unas 30 niñas esperaban en la puerta lateral del Teatro Cervantes con el sueño de convertirse en la pequeña Eponine de Los Miserables, que llega al Teatro Cervantes el 20 de junio para quedarse 31 días. Era el primero de los turnos de pequeñas de entre 6 y 9 años que se presentaron al casting para acompañar al reparto en su visita a la ciudad. En total alrededor de cien niñas de las que se encargó el director de casting Luis Sala, con la idea de que más de una prueba fuera un rato entretenido. De todas ellas, tres participarán en las 37 funciones que el musical representará en el Cervantes. "En todas las ciudades, Eponine, un personaje pequeñito, es una niña local; en este caso las tres seleccionadas se rotarán para que todas puedan descansar; hay que tener en cuenta que de viernes a domingo tendremos sesión doble", explica el director de casting.

El primer turno, al igual que hicieron el resto después, formó un círculo sobre el escenario del teatro municipal, mientras Sala les explicaba cómo iban a cantar la canción, Castillo de Cristal, que previamente habían ensayado en casa. Ni demasiado bajito ni gritando, les matizaba, mientras una de las participantes en la prueba tardó un segundo en preguntarle: "¿Y si cantas flojito no se te escucha con los micros?".

Luis Sala se adentraba ya en la trama de Los Miserables, conocida por muchas de las aspirantes que hacían apuntes sobre el contenido. "La canción que vamos a cantar es de Cosette. A ella la cuidan unos taberneros y a cambio reciben dinero de su madre. Eponine es la hija de los taberneros, que en realidad a lo que se dedican es a robar a los clientes", les especificaba. "La vamos a cantar completa, pero sabéis que son sólo algunas frases las que Eponine canta", concretaba. Al piano esperaba José Carra, todas las participantes al unísono entonaron la canción y después de tres en tres, "porque se ponen menos nerviosas", comentaba a los periodistas el director de casting, que continuaba animando a la niñas: "¿Sabéis dónde llevan el micro?, en la frente", les explicaba.

Entre las aspirantes al papel de Eponine, un rostro ya conocido, era la pequeña Claudia Montiel, que a sus 10 años ha participado ya en el musical de La bella y la bestia y en Sonrisas y lágrimas, que siguen el mismo procedimiento de seleccionar a personas de la ciudad donde se representa la obra para papeles pequeños. Claudia, que estudia canto y violín en el Conservatorio, además de baile español en una academia, se reconocía a la salida como con experiencia sobre las tablas de Cervantes, aunque "nervios hay". Al casting también se presentaba su hermana de 8 años. El viernes sabrá si repite y se convierte en una de las tres Eponine malagueñas.

El musical Los Miserables permanecerá en el Teatro Cervantes desde el 20 de junio hasta el 20 de julio, con una función de martes a jueves y doble de viernes a domingo. Las entradas están a la venta desde 22 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios