El pergamino de Dios

Los caminos del Señor es una fenomenal serie de corte histórico escrita por Fabrice David y Grégory Lassablière y dibujada por Jaime Calderón, de esas que mezclan con pasión el rigor histórico y la aventura, en la mejor tradición de la bande dessinée.

El primer tomo publicado por Yermo Ediciones compila los dos primeros álbumes (de los cuatro previstos) de la serie: Les voies du Seigneur: 1066-Hastings (2009) y Les voies du Seigneur: 1119-Miles Christi (2010), y cada uno de ellos presenta una ambientación histórica diferente y claramente definida. El primero nos introduce en la guerra de sucesión en Inglaterra entre Guillermo el Bastardo, duque de Normandía, y Haroldo Godwinson, duque de Wessex, allá por 1066; y el segundo nos lleva a los conflictos religiosos del Reino de Jerusalén en 1199. Ambos escenarios, y el elenco de personajes de cada una de las dos historias, son solo el telón de fondo de un misterio mayor, que guarda relación con pergamino codiciado por la cristiandad (el porqué de dicho interés se revela pronto, pero no tan pronto como para que yo les reviente aquí la intriga). Con respecto al guion, baste decir que el trabajo de David y Lassablière es sólido y convincente, con un gusto por la documentación que hará las delicias de los aficionados al género, pero que no deja de ser mera decoración, una excusa para desarrollar el enigma del citado pergamino y las motivaciones de los protagonistas (históricos o no).

Aunque si tuviese que quedarme con una sola de las virtudes que pueblan Los caminos del Señor, seguramente escogería el dibujo de Jaime Calderón, cuya hermosura se intuye desde las mismas cubiertas del libro. El artista barcelonés posee un talento impresionante y ha encontrado en el género histórico el vehículo perfecto para deslumbrar al lector con su dominio de la figura, de la ambientación y del storytelling. Lo suyo es de corte clásico, matizado por los colores de Romain Lubière, que añaden espectacularidad y un punto de modernidad al conjunto.

Dicho de otro modo, Los caminos del Señor es un proyecto firme, delicioso y muy entretenido.

David Fabrice, Grégory Lassablière, Jaime Calderón. Yermo Ediciones. 112 páginas. 22 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios