"La poesía es una forma de encontrarse a sí mismo"

  • El escritor presentó ayer la obra 'La oración del inquilino'

El abogado y poeta cubano Luis Manuel Pérez Boitel, a sus 38 años, visitó ayer el Centro Cultural Provincial de Málaga para presentar su último poemario, La oración del inquilino, publicado por el Cedma (Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga).

-¿Qué puede encontrar el lector en su último poemario, La oración del inquilino?

-Este es un texto que gracias a la editorial Cedma en Málaga tuve la suerte de publicar en España. Cada libro es un tiempo en el que siempre se va a encontrar el amor y el desamor, el ayer y el presente y las interrogantes elementales de la vida. Creo que en estas páginas se puede completar todas esas angustias y enigmas hacia uno mismo.

-¿Qué le inspira a la hora de escribir?

-Me inspira todo. Vivir la vida con toda intensidad aún cuando estés en un pequeño pueblo. Me inspira la belleza de la palabra, la sinceridad con la que uno es capaz de asumir el reto de la palabra e, incluso, el reto del silencio porque también existe en la poesía. La poesía es una forma de encontrase a sí mismo una y otra vez.

-¿Qué le aporta su trabajo como abogado a sus poemas?

-El mundo del ejercicio de la profesión como jurista le permite a uno un concepto humanista, una visión del campo de la vida del hombre que es elemental a la hora de crear poesía.

-¿Tiene algún proyecto en mente?

-Ahora seguiré escribiendo, que es lo más importante. Lo que salga no te lo puedo decir. Soy muy secreto sobre mi obra. La idea siempre es eso, escribir y vivir con esa intensidad que me permita tener siempre una experiencia sincera para compartir.

-¿Qué es lo que resalta de su paso por España?

-Mi paso por España ha sido formidable. Llegar aquí a Málaga era de algún modo un reto porque siempre me ha tenido una gran admiración por la Generación del 27.

-¿En qué situación se encuentra la poesía en el mercado?

-La publicación de una obra es muy difícil. Publicar libros de poesía se convierte en algo muy fantástico porque cada día disminuyen las editoriales que la publican o que se arriesgan a publicar poesía. Si le quitamos al pueblo esa posibilidad de soñar, de mejorarse a sí mismo, estaríamos acabando con el poeta y con la obra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios