Alwin van der Linde. Pintor

"El problema es que hemos llegado a un punto en que llamamos arte a todo"

  • El artista holandés afincado en España inaugura mañana en Granada una exposición en la que repasa sus 10 últimos años

Pinta con absoluta precisión y todo lujo de detalles, hasta casi una percepción milimétrica, realidades que no existen. Ésa es la marca personal del pintor realista Alwin van der Linde: utilizar el realismo para manipular la realidad, mirarla a su gusto, desde su propia percepción personal. "Tengo un cuadro en el que pinto una higuera", dice. "Mucha gente piensa que he tomado el cuadro de una fotografía. Pero la higuera que pinto, en realidad, es un cuadro imposible, algo que no puede existir".

Mañana, Alwin van der Linde expone en Granada. La muestra, Diez años en España, es una antología de su obra, una cuidada selección de unos cuadros que muestran la obsesión del pintor por el mar, por el agua. "Cuando era joven, mi padre, que era muy aficionado al arte, me dijo que lo más complejo de pintar eran los metales, el agua o los cristales", explica. "Tal vez por eso me interesó. En realidad, el agua sirve para estudiar todas las posibilidades de la luz, todo su juego".

Nacido en La Haya en 1957, Van der Linde decidió fijar su residencia en España hace 14 años. Lo hace a caballo entre Madrid y Extremadura. Para su exposición, el pintor holandés ha hecho dos cuadros expresamente dedicados a la Alhambra. "Uno es un torreón que parece muy contemporáneo y otro es una fuente. A los dos, de todos modos, los he manipulado".

Van der Linde siempre ha ido a contracorriente de las modas pictóricas. "Cuando yo comencé, el realismo ya no estaba de moda, todo era abstracción. Ahora, la crueldad de las cosas es que la abstracción tampoco está de moda". Él, sin embargo, sigue su propio camino. "Lo importante de un artista es que se deje guiar por su instinto personal y no por las modas".

Lo que resulta curioso es que, si el realismo no está de moda, ¿cómo las exposiciones de creadores como Antonio López son multitudinarias? "Porque para quien no está de moda es para la crítica, que intenta marginar un poco lo que siempre han sido los conceptos clásicos de pintura. Yo recuerdo que ya en los años 70 los críticos decían que la pintura en sí había muerto".

"Para mí la pintura es, sencillamente, una materia, una materia que el artista puede manipular a su antojo para crear otras realidades. Y eso es irreemplazable", señala. "El problema es que hemos llegado a un momento en que llamamos arte a todo. Una persona que hace instalaciones no es igual a otra que se dedica a investigar, a indagar en todas las posibilidades". Después sentencia: "Sólo hay arte bueno y malo. Trabajar con medios vanguardistas no es garantía de que una obra sea interesante o válida".

Alwin van der Linde no es ajeno a la realidad actual ni a los cambios en los procesos de creación. Le interesa el vídeo, la fotografía e incluso es compositor de música que explora la atonalidad. De hecho, en su exposición se proyectan dos vídeos, Aguas negras y Aguas claras, en los que, a partir de imágenes reales, el artista, mediante la manipulación, va desintegrándolas.

Curiosamente, mientras sus vídeos y fotografías están totalmente distorsionadas por la aplicación de las nuevas tecnologías, sus cuadros son de un realismo portentoso, casi tangible, pero inexistente. "Yo odio que se utilicen palabras como hiperrealismo para definir una forma de pintar. Híper puede ser un supermercado muy grande. Pero la hiperrealidad no existe. Por tanto, no puede haber pintores hiperrealistas'".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios