Las puertas abiertas de Tom Cary

  • La banda malagueña actúa hoy en la sala Eventual junto a Pony Bravo dentro del Circuito de Pop-Rock Andalucía

En activo desde hace tres años, la banda malagueña de rock Tom Cary podría presumir de currículo a la hora de ganar concursos, pues se ha llevado, entre otros, el Proyecto Demo del Festival de Benicàssim, el Villa de Madrid y el Lagarto Rock de Jaén. Aunque ya se sabe que no es oro todo lo que reluce. "Proyecto Demo es un concurso que todo el mundo conoce y parece que el hecho de ganarlo te va a abrir un montón de puertas y que, a partir de él, vas a poder lanzar tu carrera -dice Pablo Garrido, batería del grupo-. Pero el que piense así se equivoca. Lo único que te ofrece es tocar en el festival en unas condiciones infames: el primer día a las cuatro de la tarde, cuando no hay nadie".

Pero fueron los 6.000 euros del Lagarto Rock y los 3.000 del Villa de Madrid los que permitieron al trío, completado por Fran Verdugo y Javier Muñoz, irse una semana a Chicago para grabar su primer álbum, That's Right! Clean Your Soul, con un productor emblemático del rock norteamericano, Steve Albini. "Dos semanas aquí nos salían por lo mismo que una en Chicago con Albini, billetes de avión incluidos -recuerda Garrido-. Y teníamos la seguridad de que hay al menos cuatro discos con su firma que nos flipan: Secret Name y Things We Lost in The Fire de Low; Songs About Fucking de Big Black; Rid of Me de PJ Harvey, por mucho que ella luego renegara. Mirando a otros que no podríamos pagar ni muertos, como John Cale, Albini era la mejor opción".

El resultado se concreta en ocho cortes editados por el sello madrileño A New Label, un total de 30 intensos minutos de rock con vocación incendiaria que, entre otras cosas, le sirvieron a Tom Cary para ser seleccionado por la Consejería de Cultura, junto al grupo sevillano Pony Bravo, para ofrecer varios conciertos hasta 2009 dentro del Circuito de Pop-Rock Andalucía, que se inicia hoy en Málaga, en la sala Eventual, y llegará mañana a Sevilla. El asunto tiene su miga, y no porque Garrido forme parte con su proyecto paralelo de electrónica experimental, Naïfloop, del colectivo granadino procopyleft Miga, que edita sus trabajos bajo licencias Creative Commons -esto es, pueden descargarse libremente de la Red con el consentimiento expreso de los autores-, sino porque la coorganizadora del circuito, junto a la Junta, es la SGAE. Para terminar de hacer el asunto aún más divertido, habrá que apuntar que Pony Bravo también editó su flamante álbum, Si bajo de espalda no me da miedo, bajo una licencia CC. "Sí, puede parecer incoherente -reconoce Pablo-, pero en el punto en el que se encuentra la música, sobre todo en el sector independiente, tenemos que abrir puertas hacia todos sitios. No nos podemos permitir el lujo de rechazar ninguna ayuda. Sabemos perfectamente qué es la SGAE y cómo funciona, pero también hasta dónde llegan hoy el copyleft y las licencias CC. En Estados Unidos sí tienen una consideración, aquí no. Si haces aquí un disco CC las discográficas, las promotoras y los festivales te tratan como un segundón. No se ve como una postura ideológica, sino como que no has conseguido que nadie te fiche".

La buenas críticas a Pony Bravo, entre otros, quizás ayuden a cambiar esa percepción. "Me gustan, sí, y las reseñas positivas en Mondo Sonoro y en Rock de Lux han sido importantes en ese sentido, porque han atendido al disco, no al hecho de que fuera Creative Commons, así que ellos sí que han dado un gran paso".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios