El 30% de la reforma de la cubierta de la Catedral ya está ejecutado

  • Las obras se realizan sobre la girola, crucero, naves laterales y central y crearán en un año una 'segunda piel' impermeable

Comentarios 0

La sequía no le ha venido mal a la Catedral de Málaga. Las obras que permitirán acabar con las humedades y filtraciones de agua han podido "cumplirse al día", con un 30 por ciento del trabajo ya ejecutado y la cubierta podrá lucir nueva imagen en cuestión de un año. El aparejador encargado del proyecto, Fernando Ramos explicó ayer, a pie de obra, los avances de la primera y segunda fase de esta reforma que cuenta con un presupuesto total de 1,69 millones de euros, a financiar entre Junta de Andalucía, Ministerio de Cultura y Obispado.

"Se trata de un sólo proyecto y una única dirección", aclaró el aparejador para referirse a unos trabajos divididos en dos fases, cada una financiada por administraciones diferentes. La primera comenzó el pasado mes de octubre con la remodelación por parte de la empresa Hermanos Campano de las bóvedas que cubren la girola y el crucero, presupuestadas en 754.000 euros, a cargo de la Junta de Andalucía y Obispado. Según adelantó el aparejador, el 50 por ciento de esta primera intervención ya se ha ejecutado.

La segunda fase la asume el Ministerio de Cultura con una inversión de unos 630.000 euros, y las obras dieron comienzo hace unas semanas con la subida a la cubierta de los técnicos de otra empresa diferente, Construcciones Dávila. Durante la mañana de ayer, los obreros continuaban colocando las cuadernas, nervaduras sustentarán las bóvedas, para posteriormente superponer, "a modo de sandwich", un colchón de fibra de vidrio de efecto amortiguador y sobre ellas láminas térmicas de plomo forradas de ladrillo.

"Más de la mitad ya tienen los soportes colocados y en mayo estarán todos", avanzó el aparejador en referencia a 12 de las 22 bóvedas (del siglo XVII y del XVIII las correspondientes a la nave central) que cubren el templo mayor de Málaga, y a la deseada "segunda piel" que permitirá impermeabilizarlas .

Cuando dentro de aproximadamente un año la cubierta esté totalmente remozada el viandante apenas notará cambios en la imagen externa. Ésa ha sido una de las premisas iniciales para su ejecución. De hecho, en la bóveda central del templo, conocida como la media naranja, se instalarán ladrillos vidriados como los que la cubrían hasta ahora. "Aunque si se apreciarán los canales de recogida de agua que conducirán directamente a los nuevos bajantes", matizó Ramos. De este modo las gotas de lluvia discurrirán por niveles de escorrentías suaves que evitarán su condensación.

Según desgranó el aparejador, la estructura que soporta la Catedral es isostática, que en contraposición con una rígida de hormigón, permite la superposición de todos sus elementos, "de forma que cualquier movimiento queda absorbido y no se producen nuevas fisuras", comentó Ramos.

El proyecto adjudicado por concurso al arquitecto Juan José Jiménez Mata en 2004, supone la creación de una "azotea a la catalana", con una cámara de aire entre una base ligera de ladrillo perforado. La escasez de lluvia ha permitido que las obras no se paralicen y continúen a buen ritmo. "Lograremos que las humedades y sobre todo las caídas de piedras y goterones se eliminen para siempre, ese es nuestro deseo", expresó el deán de la Catedral, Francisco García Mota.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios