La repatriación de los restos de Miguel de Molina está pendiente de la familia

  • El pasado 10 de abril se cumplió el centenario del nacimiento del rey de la copla · Tras conseguir el permiso de la hermana del cantante será enterrado en un panteón en el cementerio de San Gabriel · Se colocará una escultura del tonadillero

El pasado 10 de abril se cumplía el centenario del nacimiento de Miguel de Molina, uno de los grandes de la copla española y al que la dictadura obligó a exiliarse a Buenos Aires. Después de diversas idas y venidas, el artista malagueño falleció en Argentina y fue enterrado en el cementerio de la Chacarita, en el país sudamericano. Con motivo de la efemérides, algunas instituciones han querido impulsar la vuelta del cantante a su ciudad natal. Sin embargo, la repatriación de los restos mortales está pendiente aún de autorización por parte de la familia residente en Argentina.

Según el diputado provincial de Cultura y Educación, Fernando Centeno, la repatriación, que estaba prevista para abril o mayo, "todavía está en trámites con la familia". Centeno asegura que falta el consentimiento de una hermana del artista, "que está muy mayor", y que la Diputación está esperando a que responda a la carta que se le ha enviado para comenzar los trámites burocráticos.

Este proceso tardaría "unos quince o veinte días" desde que la familia autoriza finalmente el traslado de los restos porque los trámites "están todos prácticamente hablados", añade el diputado. La intención del órgano supramunicipal es repatriar los restos a su ciudad natal con motivo de la celebración del centenario y depositarlos en un panteón que ya está habilitado en el cementerio de San Gabriel en Málaga, que tendrá una escultura del tonadillero. Para la repatriación de los restos se ha contado con la colaboración del Ayuntamiento bonaerense y de la familia del cantante residente en España.

Miguel de Molina nació en 1908, comenzó su actividad artística en los tablaos y de ahí pasó a actuar en pequeños teatros de Madrid en tiempos de la Segunda República; en 1933 saltó a la fama tras participar en el Teatro Romea de Madrid en El testamento gitano. Con él actuaron estrellas como Pastora Imperio, Vicente Escudero, Pilar Calvo, Adelita Durán y Antonia Mercé La Argentina, y su fama llegó al punto más alto al terminar la Guerra Civil, aunque después fue utilizado por el régimen franquista y obligado por el general Luis Aranda a salir de gira por España.

En su última actuación de esta gira, en el Teatro Pavón del Rastro de Madrid, dos individuos le recriminaron su comportamiento sexual y, terminada la gala, varias personas le llevaron a un descampado donde lo torturaron.

Se prohibieron sus películas, sus discos y sus actuaciones, y se le confinó en un pueblo de Extremadura, por lo que en 1942 huyó a Buenos Aires, aunque su establecimiento definitivo en América llegó en 1946, al comprobar que continuaba la persecución. Considerado por muchos como rey de la copla, se retiró de los escenarios en 1960 y desde entonces llevó una vida apartada en su casa bonaerense hasta que falleció el 16 de enero de 1993 a causa de un infarto.

Sus restos fueron sepultados en el panteón de la Asociación Argentina de Actores del cementerio de Chacarita. No obstante, puede que dentro de poco vuelva con honores a su tierra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios