Sobre el rojo encendido

  • La alfombra se desplegó un año más para recibir a las estrellas del celuloide

Da igual que ya sean once. La historia se repite como un bucle y cada año vuelven las mismas sensaciones a uno y otro lado de la alfombra roja. Decenas de cámaras, micrófonos, muchos periodistas -y otros que sólo lo son durante esta semana- en el lado oeste. Centenares de aficionados -sobre todo chicas- que reclaman una mirada, un beso o simplemente la cercanía de su ídolo, en el este. En medio, los verdaderos protagonistas. Eso sí, las modas cambian y con ellas las preferencias. La televisión encumbra a rostros que desatan las pasiones más encendidas de sus seguidores y este año la verdadera expectación a las puertas del Teatro Cervantes la desató el popular Miguel Ángel Silvestre, más conocido por su personaje El Duque.

Hasta cuatro hombres de seguridad rodeaban y protegían al actor, que entró en la pasarela sonriente y generoso. Se acercó a algunas de sus admiradoras, dio besos y concedió alguna entrevista en mitad de un chillerío como pocas veces ha vivido la plaza. Una entrega total hacia un actor que este año interviene en dos películas que se proyectan en ZonaZine y para la que ya estaban agotadas las entradas hace tiempo. Pero Miguel Ángel Silvestre no fue ayer el único guapo sobre la moqueta. Juan García, el míster mundo malagueño, Hugo Silva, Fran Perea y Arturo Vals también se llevaron vítores de los congregados, que fueron muchos.

Lolita, José Manuel Parada, Manuela Velasco, una espectacular Natalia Verbeke enfundada en un vestido negro, Pepón Nieto, José Corbacho y Juan Cruz, Guillermo Toledo, la simpática Carmen Sevilla, Juan Diego, Tristán Ulloa, Ángeles González-Sinde, la presidenta de la Academia de Cine, y el equipo de Todos estamos invitados con Gutiérrez Aragón a la cabeza fueron invitados estrella de esta gala de inauguración que contó con el apoyo del ministro de Cultura, César Antonio Molina.

Dentro del teatro, luces de neón anunciaron que la fiesta del cine español acababa de comenzar. Lolita y Hugo Silva hicieron de maestros de ceremonia. "Estoy encantada de estar aquí y con este hombre", dijo Lolita que quiso saltarse el guión para dar un casto aunque travieso beso en la frente a su compañero. Con más o menos dificultad para seguir el papel, los presentadores desgranaron los principales argumentos de una cita que "no sólo se ha convertido en el mejor referente del cine español, sino que también sirve de lanzadera para debutantes", dijeron. "El Festival ha ayudado a crecer al cine y es aquí, en el Cervantes, donde todos queremos estar y triunfar", aseguró la actriz y cantante, que recordó que en estos nueve días se van a proyectar más de un centenar de títulos entre cortometrajes, largos de ficción y documentales.

"Y no nos vamos a olvidar de los que se han ido", dijo Silva en memoria de Fernán-Gómez y Azcona. Tras la presentación del jurado y una apuesta expresa por Málaga como Capital Cultural 2016 llegó el turno de la primera película de la Sección Oficial. Mientras se proyectaban los primeros fotogramas, fuera aún seguía viva la chispa de conseguir con El Duque un encuentro de cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios