Un siglo de jazz virtuoso entre las cuerdas de su violín

  • Se cumplen 100 años del admirado Stephane Grappelli

El mundo de la música celebra los 100 años del nacimiento de Stephane Grappelli, el más importante exponente de violín en el jazz del siglo XX. Gozó de la admiración del público, así como de sus colegas músicos a pesar de que el violín es un instrumento muy poco usual en este género.

Grappelli nació el 26 de enero de 1908 en París. Su padre era italiano y su madre francesa. Esta última murió cuando Grappelli tenía cuatro años de edad. Estudió música desde muy temprano y a los 12 tuvo que tocar el violín en las calles para aportar a las escuálidas finanzas de su familia. Su carrera profesional comenzó en 1934 tocando violín y piano para acompañar las películas mudas en los cines franceses. En esa época Grappelli comenzó a interesarse por el jazz y un músico francés, Philippe Brun le presentó al guitarrista Django Reinhart. Al principio Grappelli desconfió de ese personaje al que encontraba -según confesó años después- como "salido de una película de gángsters". No obstante en ese primer encuentro hablaron sobre la posibilidad de organizar un conjunto de jazz. Poco tiempo después formaron el famoso Quinteto del Hot Club de París, que impondría un nuevo sonido y un nuevo concepto en el jazz más allá de las fronteras de Francia.

Su influencia en Estados Unidos fue impresionante. El solo hecho de haber participado en el Quinteto del Hot Club de París le valió a Grappelli un lugar en la fama mundial. Pero ese fue sólo el inicio de su carrera. Este conjunto grabó innumerables discos que se vendieron a ambos lados del Atlántico y realizó un gran número de giras internacionales.

Lo hermoso y creativo de sus solos improvisados fascinaban a público, críticos y músicos por igual. Grappelli grabó más de un centenar de discos, algunos con Oscar Peterson, Duke Ellington, Jean Luc Ponty, Philip Catherine, Barney Kessell, Mel Lewis, Joe Pass, Neils Pedersen, e incluso con el virtuoso violinista clásico Yehudi Menuhin.

A finales de los 40 y durante toda los 50, Grappelli sufrió una baja en sus actuaciones y grabaciones, debido a que el público de jazz estaba más interesado en los nuevos estilos que comenzaban a surgir, incluidos el be- bop y el cool. Pero en la década siguiente gozó de un verdadero renacimiento de su popularidad. Realizó grabaciones con otros violinistas como Staff Smith y Joe Venuti.

Cuando celebró sus 84 años de edad en la prestigiosa sala Barbican de Londres, en 1994, era ya un hombre rico y famoso. Su estilo maduró mucho a través de los años y lo que realizó en la segunda mitad de su vida no se compara con lo que grabó con Django Reinhart y el Hot Jazz de París. Sin embargo esas primeras grabaciones tienen el valor de una inmensa creatividad y de un contagiante entusiasmo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios