"Ésta es una sociedad postmoderna que no le presta atención a lo espiritual"

  • La XIX edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores recibe al director catalán Jaime Rosales, autor de exitosos títulos como 'La Soledad', 'Las horas del día' y 'Sueño y Silencio', su último film

Los Goya, San Sebastián y especialmente Cannes. El director de cine Jaime Rosales ha pasado por los más prestigiosos festivales europeos obteniendo numerosos galardones. Bromea con la idea del Nobel seguramente por una formación humanista que está presente en el último de sus trabajos, Sueño y Soledad, proyectado en la XIX edición del Festival de Jóvenes Realizadores.

-¿Cómo llega un licenciado en empresariales a decidirse por el cine?

-Por azar y por vocación. Me gustaba la filosofía y el arte, había visto muchas películas con mis padres y después de empezar en la música, me di cuenta de que tenía mayor facilidad para el cine. Primero me licencié en empresariales y tras ello llegué al mundo del cine. Sin embargo, la carrera me resultó muy útil. Me ha permitido crear mi propia productora y tener independencia creativa gracias a entender la economía de la industria cinematográfica.

-Dicen que es un director de gran personalidad y el mayor representante de cine de autor en España pero, ¿cómo concibe su propia obra?

-Efectivamente hago un cine bastante personal. Arranco el proyecto gracias a una historia que vincula mis inquietudes en un momento dado. Con mi primera película, Las horas del día, esa preocupación tenía que ver con un mundo creado insconscientemente; con Tiro en la Cabeza la perspectiva es más política e intenta aportar una visión sobre el conflicto vasco. La última de mis películas, Sueño y Silencio responde a inquietudes espirituales en un mundo en el que no se tienen en cuenta lo trascendental. El mío es un cine personal frente a otro más comercial.

-Muchas son las voces críticas con las producciones españolas, ¿Cómo valora el panorama de la cinematográfica en este país?

-Contrariamente a lo que se suele practicar en la industria que es sobre todo la queja y el lamento, yo pienso que el cine español y europeo vive una época muy positiva. En estos momentos en España se produce un espectro de películas muy variado y eso es lo mejor, independientemente de si son buenas o malas. El hecho de que este año hayan coincidido creaciones tan diferentes como Sueño y Silencio, Lo imposible y Blancanieves significa que el abanico de posibilidades es saludable.

-¿Qué opina de los recortes en el cine y el panorama cultural?

-Son lógicos pero no estoy tan seguro de que se haya sabido priorizar dónde hay que recortar y de qué manera. Me duele especialmente que se haga sobre educación y cultura cuando los errores los han cometido otros sectores. Es cierto que la cultura no es un bien de primera necesidad pero no estamos en una época de supervivencia, sino de despilfarro, en el que no se emplean bien los recursos. Teniendo en cuenta este panorama, el excedente cultural va a servir de huella de nuestra civilización.

-Dice que sus películas nacen de un detalle o de un texto ¿Cómo surge 'Sueño y Silencio'?

-La semilla es el mito del sacrificio de Isaac, una historia bíblica que siempre me ha atormentado. Este origen me sirve también para expresar mi idea de que vivimos en una civilización postmoderna en la que no se le presta atención a lo espiritual, lo que considero una carencia. Una semilla de la que al final queda poca huella pero en la que me apoyo para crear una historia contemporánea de carácter familiar en la que a través de una pérdida propongo al espectador emociones respecto al duelo con una lectura sobre lo trascendental.

-El de su última película es un carácter espiritual pero no religioso...

-No, la religión comete grandes fracasos en su intento de orientar los comportamientos morales y en este sentido mi película no es moralista. Además, también tiende ( la religión) a crear mitos para explicar lo inexplicable. Sueño y silencio hace sentir sobre lo trascendental y lo espiritual pero no aportarle explicación alguna...

-Empleo del blanco y negro y del plano único. ¿Tienen estos aspectos técnicos relación directa con el argumento?

-Sí. Se trata de una búsqueda austera y pura para proponer una determinada interpretación. Los recursos expresivos aparecen limitados contribuyendo a la idea de condensar en ese ascetismo la idea de trascendencia.

-¿Por qué recurre habitualmente a un elenco poco conocido?

-Un actor reproduce un contenido pactado con el autor y es su reflejo. A mí me interesa, sin embargo, trabajar con personas, los llamo actores naturales, que aporten desde ellos a la obra porque su interpretación me resulta más enriquecedora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios