No sólo de ritmo vive el genio

  • La compañía israelí Mayumana presentará en el Teatro Cervantes del 14 al 17 de noviembre, con seis funciones, su último espectáculo, 'Racconto' · Dos de sus miembros adelantaron ayer algunas claves del montaje

Se refiere el término racconto (Wikipedia dixit), dentro del cine y la literatura, a "toda aquella extensa retrospectiva al pasado, que conforme vaya pasando el tiempo va progresando lentamente de forma lineal hasta llegar al momento inicial del recuerdo, el punto de partida de la historia". Se trata, digamos, de un flash-back evolutivo con final definido en el mismo ejercicio del recuerdo. La compañía israelí Mayumana ha decidido bautizar así su último espectáculo, estrenado el pasado septiembre en Tel Aviv, porque el montaje constituye un recuento de cuanto han dado de sí los primeros quince años de vida de la agrupación. Racconto incluye así una selección de números de todas sus obras anteriores a modo de antología, lo que permite obtener una panorámica de la evolución viva de Mayumana, desde sus inicios plagados de estética urbana y rudimentaria puesta en escena (sus números de percusión con los contenedores de basura son inolvidables) hasta sus últimos trabajos, en los que, sin perder su esencia, la compañía ha dado rienda suelta a proyecciones asombrosas, una iluminación de vértigo y una escenografía mucho más detallada. Racconto se representará en Málaga con seis funciones del 14 al 17 de noviembre (la prevista para el día 13 se cayó del cartel a consecuencia de la subida del IVA y el consiguiente incremento de los gastos de producción, según informaron ayer desde el Teatro Cervantes) y ayer dos de sus estrellas, la mallorquina Silvia Garcías de Ves y el bailarín de Costa de Marfil Jean-Claude Thiemele (más conocido como Aka), adelantaron algunas de las claves maestras de la propuesta.

Garcías de Ves, que lleva nueve años trabajando en las filas Mayumana, explicó que Racconto, como es habitual en la compañía, presenta a diez artistas en escena "que representan todos los números, desde el clásico que hacemos con los cubos hasta una pieza que hemos creado en colaboración con el cantante y compositor David Broza". En este sentido, "todos tenemos que hacer de todo, no basta con ser bailarín o acróbata; para este show hemos tenido que aprender mucho de lo que no solemos hacer, y eso se ha traducido en muchas horas de ensayo". Racconto es un espectáculo "hecho para el siglo XXI, con todas las nuevas tecnologías disponibles", pero que a la vez "conserva toda la esencia de lo que ha sido Mayumana desde sus primeros años, cuando no había más elementos que el cuerpo, la percusión y el ritmo". La artista rememoró el primer estreno de Mayumana en España, hace once de años, que ella vivió entre el público en el Teatro Apolo de Madrid: "Salimos con ganas de comernos el mundo después de haber descubierto que algo así se podía hacer". Dicho y hecho: Mayumana es hoy una realidad global que reúne a creadores de medio mundo y cuyas giras abarcan otro tanto. La relación que la agrupación mantiene con España es especialmente fecunda: Raccondo es el segundo espectáculo que, tras el obligado estreno en Tel Aviv, se viste de largo en nuestro país. De hecho, el montaje cuenta con la colaboración del televisivo Andreu Buenafuente, que ejerce voz en off mediante de narrador para dar hilo a la historia de Mayumana.

Jean-Claude Thiemele, que trabaja con Mayumana desde hace siete años, subrayó por su parte que Racconto constituye una oportunidad de oro para conocer a fondo a la compañía: "A menudo se nos considera únicamente un grupo de percusión, ésa es la imagen que mucha gente tiene de nosotros. Y sí, es verdad que el ritmo es muy importante en nuestro trabajo, pero también hacemos otras muchas cosas. Este espectáculo permite descubrirlas todas, o casi todas, en una sola función". En Racconto todo vuelve a ser una cuestión "de sincronización, de que todos hagamos mucho a la vez: ahí se encuentra la esencia de Mayumana desde sus comienzos hasta ahora, por mucho que empleemos proyecciones". En gran medida, como apunta Garcías de Ves, el trabajo de Mayumana "es un juego, un juego de niños, y creo que por eso conectamos tan bien con el público infantil". De cualquier forma, mayores y pequeños tienen la oportunidad de pasarlo en grande con estos magos del ritmo (y otras hierbas).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios