El sótano arqueológico del Thyssen ya tiene luz verde

  • El estudio sitúa en 420.000 euros el coste para el Ayuntamiento y un plazo de 8 meses para las obras que permitirán visitar el área

Piletas bajo el Palacio de Villalón, antes de la construcción del museo. Piletas bajo el Palacio de Villalón, antes de la construcción del museo.

Piletas bajo el Palacio de Villalón, antes de la construcción del museo. / málaga hoy

El día en que será posible bajar al sótano del Museo Carmen Thyssen Málaga para contemplar los restos existentes, en especial una antigua domus romana, que data de los siglos I y II d.C., está más cerca. El Consejo de Administración de la Gerencia de Urbanismo tiene previsto dar luz verde mañana al proyecto que permitirá ejecutar las acciones necesarias para hacer visitable este espacio. Todo ello conforme al trabajo técnico encargado en noviembre de 2015 a Rafael García-Baquero y visado el pasado mes de abril. De acuerdo con la propuesta de intervención, los trabajos necesarios se calculan en unos 420.019,39 euros (con un presupuesto de ejecución material de 291.700 euros), con un plazo de ocho meses a partir de la fecha del acta de comienzo.

La solución técnica diseñada por García-Baquero consiste en la creación de un recorrido accesible para la contemplación del yacimiento, que se inicia en una plataforma de recesión y concluye en una segunda plataforma de carácter expositivo. Ambas se conectan por una pasarela cuyo recorrido permite una contemplación de los restos in situ. Al respecto, el autor del proyecto alude a la necesidad de realizar "actuaciones de adecuación de la estructura para posibilitar la colocación de determinados tramos de pasarelas.

El enclave contiene una 'domus' romana, piletas y un ninfeo decorado con peces de policromía

"En aquellas zonas donde existen elementos que impiden aproximarse a los restos se plantea un techo suspendido de acero inoxidable cuyo efecto de espejo permitirá a los visitantes tener una visión cenital complementaria desde la propia pasarela", aporta como uno de los elementos destacados.

A esto hay que sumar la ejecución de revestimientos, acabados e iluminación adecuados para convertir el sótano arqueológico "en una sala más del discurso expositivo del museo", alega el técnico. De acuerdo con la propuesta las actuaciones propuestas no modifican los parámetros urbanísticos establecido en el plan general.

El documento cuenta con los informes favorables del Servicio de Extinción de incendios y Salvamentos, "condicionado a la visita a realizar a las instalaciones una vez recibida la documentación final de obra relacionada en el mismo", y de la Delegación de Cultural, Turismo y Deporte, con fecha de 2 de agosto pasado. No obstante, el departamento autonómico condiciona la ejecución de los trabajos en el sótano "a la realización, de forma simultánea a las mismas, de un control arqueológico por movimientos de tierra", una actividad que deberá ser autorizada previamente por la Consejería del ramo y realizada por un técnico competente.

En el espacio subterráneo que ahora se pretende recuperar, afectado seriamente por las filtraciones de agua y humedad, fue hallada en los trabajos de construcción del museo una villa romana, mantenida y reformada hasta el siglo V, con dependencias de uso doméstico e industrial. Se distinguen catorce habitaciones en torno a un patio, una fuente monumental, así como las piletas de salazones y la red de canalizaciones. Se han integrado los muros de sillares que cierran las instalaciones al sur y al este. Destaca la presencia y conservación del ninfeo decorado con figuras de peces de magnífica policromía, único elemento de estas características documentado en la ciudad.

Posteriormente, según los datos del departamento de Arqueología del Ayuntamiento, la misma fue abandonada hacia el s. VI y a principios del VII se instaló una necrópolis de inhumación cuyos enterramientos con cubiertas de tégulas o ladrillos, reutilizan los muros de opus quadratum o los pavimentos de mosaicos como parte de las tumbas.

Desde hace años, Urbanismo viene trabajando en la corrección de las humedad y filtraciones que afectan al espacio. Muestra de ello es que el estudio de corrección hidrológica con ensayos de bombeo previo, cuyos resultados se concretaron en una serie de actuaciones sucesivas que suman más de 470.000 euros de inversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios