El teatro que canta, baila, ríe y llora

  • El musical de Jorge Javier Vázquez, Pasión Vega, el adiós de Betty Missiego y 'El discurso del rey' coinciden con un denso cartel de danza que incluye a Sara Baras, Víctor Ullate y el Joburg Ballet.

Aún no han cesado los ardores traídos por el Terral y ya se tiene puesta la vista en la nueva temporada 2015-2016. Entonces, las tablas del Teatro Cervantes y del Echegaray resurgirán de su pequeño letargo de agosto para convertirse en un escenario que canta, baila, ríe y llora al son marcado por decenas de artistas y compañías. El estreno nacional de Iba en serio, el musical con el que debuta Jorge Javier Vázquez, sube el 4 de septiembre los telones de los teatros municipales de Málaga, que en sus primeros meses recibirán a Pasión Vega, verán a Betty Missiego despedirse de los escenarios, acogerán obras teatrales como El discurso del rey y brindará la oportunidad de contemplar a compañías nacionales e internacionales de danza de primera fila.

Gemma del Corral, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, presentó ayer el cartel del periodo septiembre-diciembre en una rueda de prensa que también sirvió para agradecer el trabajo realizado por la gerente saliente, Charo Ema, y recibir a Juan Antonio Vigar, que ocupará la gerencia del Cervantes desde el 1 de agosto. Del Corral y Ema informaron de que en los 110 espectáculos programados en ambos espacios (49 en el Cervantes y 61 en el Echegaray) hay lugar para todos los géneros, desde música clásica hasta teatro de género e infantil, circo, jazz, pop, canción ligera y flamenco, y recordaron que a ellos se sumarán los conciertos del Festival de Jazz, cuya XXIX edición que se celebrará en noviembre. También destacaron el apoyo al tejido teatral local que siguen prestando los teatros municipales: dos nuevos ciclos apoyarán a compañías, directores y autores.

Se encontrarán en el primer espacio escénico de la ciudad textos de Woody Allen con caras conocidas, caso de Si la cosa funciona, con José Luis Gil y Ana Ruiz, y esperados montajes como el de La puta enamorada, aunque será el Teatro Echegaray el que asuma la bandera del género. En su patio de butacas hará parada la gira por España del Teatro Nacional Cervantes de Argentina con Cartas de la ausente. Prestigiosas compañías nacionales como Sexpeare, que ofrece dos títulos; los valencianos Bramant, que traerán un Tío Vania recién estrenado; Arteatro y su Carne de gallina; los madrileños de Doble Sentido Producciones; Los Ulen con el repaso a su carrera; la veterana troupe levantina La Pavana; la Compañía Ferroviaria de Artes Escénicas con su versión de Equus, o la compañía de María Casal, Brothers in Law & Carlos Batres, desfilarán por el Echegaray. Los malagueños de Alfa Teatro estrenarán aquí una versión escénica del Molly bloom de Joyce, y también se verá por primera vez Seguramente vendrán mañana, de La Böhemia Producciones.

Betty Missiego ofrece primero en el Teatro Cervantes y más tarde en su Lima natal los dos únicos conciertos de su despedida de los escenarios. La cantante hispano-peruana lo ha escogido en agradecimiento al trato recibido en la Costa del Sol, pues reside desde hace años en Benalmádena. No será el único adiós, pues también pasará por aquí la gira de despedida de El Consorcio.

Distintos estilos musicales pueblan el cartel de los dos teatros municipales: tocarán y cantarán en el Cervantes Pasión Vega, Ecos del Rocío y Rozalén, habrá un gran espectáculo con History of rock, regresará el musical homenaje a Mecano La fuerza del destino y se verán dos títulos del Ciclo Malagueño de Zarzuela de Teatro Lírico Andaluz. El Teatro Echegaray, por su parte, levantará el telón para diversas propuestas jazzísticas y blueseras, desde Paula Gómez hasta Kat & Co pasando por Q & The Moonstones. Las músicas del mundo estarán representadas por el dúo israelí Irit Dekel & Eldad Zitrin y el flamenco y el folclore por el gaditano David Palomar y las distintas zambombás que festejarán la Navidad, fiestas que traerán grandes ballets, conciertos de Año Nuevo y góspel y otros espectáculos para toda la familia.

Ésta ha sido la última temporada programada por Charo Ema, que asumió el cargo en 2008. "Para mí ha sido muy interesante, porque no tenía nada que ver con esto, me tentaron, me dejé tentar y me gusta cómo ha salido". Admitió que los dos primeros años fueron "mortales de necesidad" y cree que ha "limpiado mucho", "organizado un poco", las cosas están ahora "mejor planteadas", dijo. "De la noche a la mañana me encontré con una crisis, con el 50% menos de presupuesto, pero el 200% más de espacio para programar", añadió y reivindicó "más presupuesto para el Teatro Cervantes y para la cultura", además de "enlazar" este espacio escénico con la educación y "eliminar ese 21% (de IVA), por Dios, porque esas cosas matan la cultura".

"Me encontré un barullo, tenía que aprender muchas cosas muy deprisa y había mucha desconfianza, históricamente justificada. Los primeros titulares eran para irse corriendo en el AVE", reconoció Ema.

Por su parte, Miguel Gallego coincidió con Ema en que esta etapa ha estado "marcada por la crisis económica, y la programación se ha visto mermada al máximo". "Lo que costó un festival en verano hace unos años en la playa es lo que tenemos ahora para programar todo el año dos teatros, y eso machaca mucho y obliga a tener mucha imaginación, pero también se aprende mucho más, porque no es lo mismo programar a fondo perdido que tratando de equilibrar el presupuesto", añadió Gallego.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios