"La televisión es más que un oasis, es un paraíso en el que hay de todo"

  • Desde hoy y hasta el 4 de mayo, McKee impartirá en el Palacio de Ferias y Congresos su famoso seminario de escritura de guiones, la escuela por la que han pasado todos los grandes de Hollywood

Amable, aunque algo cansado de hablar, Robert McKee lleva toda la mañana concediendo entrevistas, el gran maestro de guionistas se explica ante una jarra de café.

-¿Por qué el hombre que mejor enseña a escribir guiones casi no ha escrito ninguno?

-Esa pregunta es realmente aburrida, es un cliché y me la han preguntado durante los últimos 25 años: "¿Si es tan listo por qué no escribe un guión?". Y me parece una pregunta ruda. Mucha gente enseña de un modo brillante y no ejercen lo que enseñan. Hay profesores de música que no componen sinfonías, ni de arte que pinten obras maestras. Yo voy por todo el mundo explicando cómo se escriben los guiones.

-Usted insiste en la estructura del guión, ¿y los personajes?

-Los personajes son la historia y la historia son los personajes. Sus acciones crean la trama, qué hacen y qué no hacen. Si cambias la estructura de la trama cambias la naturaleza de los personajes, y si cambias a estos entonces transformas la historia: son la misma cosa. El problema es crear comportamientos o rasgos verbales o físicos creyendo que eso forma al personaje; las personas no son su forma de hablar o de andar. La gente es lo que hace, así sabremos si son honestos o mentirosos... Muchas veces sólo se crean aproximaciones a la personalidad y así surgen diálogos profundos y filosóficos, o frases ingeniosas, lo que sea, y como resultado no sucede nada, sólo hablan. Lo que queremos ver es cómo reaccionan los personajes.

-En sus clases proyecta Casablanca, ¿es el ejemplo perfecto?

-Sí, Casablanca es el ejemplo perfecto para mí porque tiene un tema central y varios subargumentos, que van desde la comedia al musical pasando por la acción. Todo cabe: refugiados, prostitutas, una joven pareja luchando por su amor...

-En su guión trabajaron muchos escritores. ¿Es mejor escribir solo o en equipo?

-Es difícil decirlo. En comedia funcionan mejor los equipos, así sucede en Casablanca. Pero, por ejemplo, Ingmar Bergman era escritor y director, y cuando esto sucede se producen grandes obras, pero no siempre. Y a veces, la colaboración múltiple da grandes obras. En Casablanca hubo un ambiente mágico.

-Son muchos los guionistas que han reivindicado la autoría de alguna parte de Casablanca, aquello parece hoy un caos.

-Bueno, en el seminario voy a contar la verdadera historia de Casablanca. Hay muchas mentiras y leyendas alrededor. Está la leyenda de que la rodaron sin saber el final, pero sí estaba escrito. Lo contaré todo sobre cómo se hizo, es fascinante. Fue muy profesional y muy afortunado. Estaban los Epstein, escritores de comedia, y Katsch, un guionista político; y unieron lo romántico y lo político. El romance fue elevado a otro nivel por lo político. Nunca más volvieron a trabajar juntos.

-¿Mato el high concept -el diseño de películas pensado en el marketing- la escritura de guiones en Hollywood?

-En primer lugar, el high concept nunca existió, fue un término creado por los medios porque les servía para hablar de Hollywood. Esa no es la forma en la que se trabaja. La decadencia de la escritura de guiones en Hollywood es real, pero es que la decadencia de la escritura de guiones en el mundo también. En Europa, desde 1968, ha decaído. En Hollywood se fijan en lo comercial, en Europa en lo intelectual. Los dos sistemas han fracasado. En Europa existe una ausencia de autenticidad y la gente rueda sólo para ellos, se limitan a reaccionar contra Hollywood, a hacer lo contrario. Y lo que hay que hacer es ser uno mismo. En Hollywood hay una crisis de contenidos, todo son clichés.

-¿Se salva alguien de ese estado de cosas?

-La única cultura del mundo que aún es auténtica es la oriental. No se fijan en Hollywood o Europa, ellos sólo cuentan historias.

-¿Cuántas buenas historias se cuentan al año en los cines?

-Qué buena pregunta. Hollywood rueda unos cuatro centenares de películas al año, Europa unos cuantos centenares más, los asiáticos y los indios unos cuentos miles. Si cinco de todas esas películas son buenas, ya es un año excepcional [risas].

-Aún viven grandes guionistas, como William Goldman o Alvin Sargent.

-Sí, pero ya son viejos buenos tipos.

-¿A sus clases no va gente con talento?

-Claro, van a la televisión.

-¿Es un oasis?

-Es más que un oasis, es un paraíso en el que hay de todo: especiales, dramas, comedias, series de acción... En una semana puedes ver material soberbio. Todos los mejores escritores de Hollywood trabajan en televisión. No hacen cine, no tiene sentido; en televisión tienen libertad, la oportunidad de profundizar en lo oscuro de la naturaleza humana, en comedia hacen cosas realmente arriesgadas... HBO es la mejor cadena. El futuro es genial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios