Mucho temperamento y pocas nueces

Pienso que el reclamo de ver a una mujer dirigir es algo parecido a lo que en su día suscitó escuchar en concierto a las niñas del orfanato Ospedale della Pietà de Venecia para las que Vivaldi compuso tantas y tantas obras. En nuestro caso, que hiciesen una parada en nuestra ciudad la Orquesta Filarmónica Transilvania junto a la directora alavesa Inma Shara hizo que un cierto número de malagueños asistieran al evento impulsados por la curiosidad. El que les escribe como el que más. Pero dejemos la palabra éxito para ocasiones venideras más propicias, y recordemos que ya han pasado si siguen pasando varias mujeres directoras por la escena malagueña con mayor eficiencia, inclusive jóvenes promesas.

Comprendo que cada persona tiene su personalidad y la refleja en cada faceta que realiza en su vida; de igual manera a la hora de empuñar una batuta. El estilo de Inma Shara es el espejo de su propio temperamento y aunque realice movimientos corpóreos más cercanos a la danza o la expresión corporal que a lo estrictamente académico, lo evidente que es dirigir no lo consiguió tan eficientemente. Una simple prueba de ello se obtuvo tanto en el comienzo de la citada obertura como posteriormente en la sinfonía: la entrada de los músicos fue grupal y correcta pero instantes más tardes de lo que la batuta marcó. Y estamos hablando de un programa muy trabajado dentro de una gira.

El Concierto nº 1 para piano y orquesta de Tchaikovsky, volvió por segunda vez en este año pero en manos de Constantin Sandu. Si bien el primer tiempo dio noticias sobre un estilo más académico y técnico que interpretativo, rozando lo machacón en ciertos pasajes, el tercero quedó algo más resuelto sin nunca llegar a la verdadera expresividad que requería la pieza.

Tras Cádiz de Albéniz como propina por parte del pianista, el programa se adentró en la Sinfonía nº 3 de Mendelssohn muy defendida por esta agrupación. Destacó el segundo tiempo por una clara cohesión de la cuerda para así equilibrar el sonido descarado de las trompas en el tercero. Resultado aceptable pero poco creíble.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios