Las termas romanas de Alameda están ya casi listas para las visitas

  • El Museo del Campo también será inaugurado en las próximas semanas como recuerdo de la ruta del Tempranillo

El municipio malagueño de Alameda tiene en su haber las termas romanas más grandes de la provincia de Málaga. Este monumento nacional ocupa unos 3.000 metros cuadrados y su cronología oscila entre los siglos I al III d. C. El edificio contaba con habitaciones destinadas a distintos usos (vestuarios, piscinas, leñeras, hornos...), siendo muy abundantes las cerámicas halladas en su interior. Ahora, el ayuntamiento de la localidad con la ayuda de los fondos Proder, ha construido un Centro de Interpretación de estas termas para conocer mejor la vida social que abrigaba entre sus muros.

El edificio de dos plantas y de unos 300 metros cuadrados, está ubicado en el centro del pueblo y será inaugurado antes del verano, aseguró el alcalde de Alameda, Juan Lorenzo Pineda. En la actualidad, las termas están valladas y al aire libre. "Queremos poner en valor las termas y que sirvan para acercar a los vecinos y visitantes el quehacer diario de los romanos", explicó el primer edil.

Pero ésta no será la única inauguración que se lleve a cabo en el pueblo. Frente al Centro de Interpretación de las Termas Romanas se está habilitando un edificio que albergará el Museo del Campo Andaluz, la nueva biblioteca y un salón de actos.

Según la Fundación El Tempranillo, este centro está dedicado a las actividades que durante siglos han sustentado la economía y han servido de principal alimento para la población de los pueblos de la Ruta del Tempranillo, el trigo, el olivo y la cal. El trabajo de los caleros es también recordado, dada la importancia que tuvo en el municipio de Alameda.

En sus salas se hace referencia a cada una de las tres actividades económicas básicas que se llevaban a cabo en Alameda y en muchas de las poblaciones vecinas. El trabajo del campo hasta la recolección de la aceituna y la posterior producción de aceite. Todo ello muy detalladamente descrito con fotos de la época y ejemplificado con numerosos aperos, utensilios de labranza, e incluso molinos que un día fueron utilizados para la molienda de la aceituna.

El proceso de preparación del campo para la siembra y la recolección del trigo, así como los procesos mecánicos utilizados para la obtención de la harina, igualmente descrito y con una gran variedad de herramientas utilizadas en las diferentes fases de la cosecha.

La producción de cal, consistente en la búsqueda de las mejores piedras, la meticulosidad con que se deben colocar en el horno para su correcta cocción y la obtención de una cal de calidad óptima.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios