La traca final

Por encima de otras consideraciones, Un día más es una historia bien elaborada, de estructura metódica y aseada escritura. Es la obra de un guionista competente, J. M. Straczynski, enamorado de sus personajes y especialmente de Spiderman, estrella principal de todo el polémico asunto, y de un dibujante epatante, Joe Quesada. Otra cosa distinta es que a uno le seduzca más o menos la estética de Quesada o que determinados elementos del guión se sostengan o no plenamente dentro de la lógica habitual del universo Marvel -como esa terca imposibilidad de salvar la vida de tía May, que exige del lector recurrente una cierta suspensión de la credulidad-. Sea como sea, resulta que lo más comentado de Un día más han sido sus consecuencias en el curso narrativo del personaje, no la propia historieta en sí.

Por si alguien no se ha enterado aún, Un día más nació de la convicción de los gerifaltes de la Casa de las Ideas, personalizados en el dibujante y director editorial Joe Quesada, de que el matrimonio entre Peter Parker y Mary Jane Watson estaba lastrando fatalmente las posibilidades creativas y las ventas de la franquicia. De ahí viene esta historia, que solucionó radicalmente el problema y redefinió -hasta la fecha- al trepamuros y su cosmos. Es una suerte de reseteo, un borrón y cuenta nueva que se cepilla no sólo el matrimonio Parker-Watson sino décadas de peripecias, y abre las puertas del siglo XXI a un Spiderman remozado.

Encuentro apasionado y convincente el trabajo de Straczynski, y creo que se beneficia de la espectacularidad de Quesada. Me parece una historieta emotiva y radical, más propia de los tiempos en que leer un tebeo Marvel equivalía a asomarse a lo imprevisible que de los actuales. Sólo por eso ya merece la pena leer Un día más.

J. M. Straczynski, Joe Quesada. Panini. 144 páginas. 15 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios