memoria histórica Rescate de un suceso decisivo

La tragedia de Benagalbón: también fueron hombres

  • El investigador Miguel Alba recoge en un libro los hechos posteriores a las elecciones municipales de 1914, que lograron movilizar a buena parte del país contra la injusticia

El caso de la familia Roldán, que llegó a ser condenada a muerte y pasó 11 años y medio en prisión acusada de la muerte de un guardia civil que nunca llegó a ser totalmente esclarecida, ha sido rescatado en el libro La tragedia de Benagalbón (1914-1925). Málaga y la conexión catalana. Los hechos se remontan al 8 de marzo de 1914, cuando durante las elecciones a Cortes fue degollado un agente de la Guardia Civil en el municipio malagueño de Benagalbón (perteneciente a Rincón de la Victoria) y fueron inculpados el padre, la madre y el primogénito de los Roldán, según explicó ayer el autor del libro (publicado por la Diputación de Málaga a través de la Sopde), Miguel Alba Trujillo.

"El asesinato no quedó nada claro, porque fue muy oscuro el juicio", señaló Alba Trujillo, que ha dividido el libro en dos partes: una primera en la que relata estos sucesos y la segunda, dedicada a la campaña liderada por el periodista valenciano Eduardo Sanjuán Albi, a través de sus artículos en el periódico El Diluvio de Barcelona, con los que finalmente consiguió la liberación. "En 1914, el caciquismo hacía estragos en la sociedad, los Roldán eran personas importantes en la sociedad obrera republicana de la época, que habían tenido que ver con la inauguración de la Casa del Pueblo un año antes y parece que la acusación fue un ajuste de cuentas", según el autor.

Con sus artículos, que constituyeron lo que el libro califica como la "conexión catalana", Sanjuán Albi consiguió que toda España "estuviera pendiente" del caso de los Roldán y que llegara "a ser conocido por el Rey y el presidente del Gobierno". De hecho, en 1915, el día en que el Gobierno debía decidir si indultaba de la pena de muerte a los acusados, su presidente recibió más de 3.000 telegramas procedentes de todo el país en los que se le pedía que adoptara esta medida de gracia.

Pese a la repercusión de estos sucesos en la época, quizás "por la vorágine" de la Guerra Civil, actualmente son poco conocidos, y este libro pretende rescatarlos, ha apuntado Alba Trujillo, que es el coordinador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en la comarca malagueña de la Axarquía.

En la presentación del libro, celebrada ayer en Málaga, Eduardo Sanjuán, nieto del periodista y abogado valenciano que logró movilizar a la opinión pública española, explicó que su abuelo era "un idealista, alguien dispuesto a luchar por las causas perdidas. Así, al menos, me hablaban de él mis padres". Tanto es así que durante la Guerra Civil "se negó a exiliarse, seguro de que Franco no podría triunfar. No sabía ver la evidencia. Hasta que en 1939, cuando ya estaba todo perdido, sus amigos lo metieron en un coche y lo llevaron hasta Francia para ponerlo a salvo". Eduardo Sanjuán murió algunos años después en Londres: "Murió de tristeza. No había vuelto a ver a su mujer, ni a uno de sus hijos". Su nieto, hoy periodista en TV3, celebra emocionado su éxito de 1927.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios