Una tropa flamenca en el corazón del mundo

  • Los artistas participantes en el Flamenco Festival comentan su experiencia en Nueva York

A Estrella Morente no le faltaron palmas ni jaleos por derecho en su debut como cantante en el mítico Carnegie Hall. La granadina ofreció el 21 de febrero en Nueva York uno de los conciertos más completos e inolvidables de su ascendente carrera. Se arrancó por alegrías de Cádiz y cerró la noche con la copla Madrina, tras brindarle el tema y la velada "al amor de mi vida, el torero Javier Conde, y a mi amigo Fernando Trueba". En Nueva York estas cosas pasan. Antonio Fernández Montoya, Farru, se mostraba algo nervioso antes de subirse por segundo día consecutivo al escenario del New York City Center porque, en el patio de butacas, le estaría viendo Baryshnikov. "Al mejor bailarín del mundo le encanta el flamenco, qué responsabilidad, Dios mío", declaraba haciendo compases con su primo Barullo. La familia de los Farruco es una presencia habitual en el Flamenco Festival y para Farru, que pese a su juventud asume las riendas del clan, es su quinta visita a la Gran Manzana.

Tras las sesiones fotográficas en Times Square con la prensa estadounidense, el hermano de Farruquito se pierde en solitario por las tiendas Apple de Broadway. "Los ordenadores son una de mis debilidades", confiesa. Los Farruco, como Isabel Bayón, como Estrella y como la compañía de Antonio Gades, han arrasado en la ciudad. Intelectuales de Manhattan, turistas asiáticos y la efervescente comunidad hispana han agotado las entradas del Festival diariamente y no se han cortado a la hora de pedir bises o mostrar sus preferencias.

Cuando Estrella entonó Volver y La aurora de Nueva York en la morentiana versión del disco Omega la ovación fue mayúscula. "El Carnegie Hall tiene una magia especial y quieres darlo todo, lo mejor", sonreía en su camerino, rodeada de fotografías dedicadas por los artistas que la precedieron en estos escenarios, como el mítico Leonard Bernstein.

Fernando Trueba, cuyos compromisos profesionales en la Costa Este no cesan de crecer, se ha convertido en un rostro habitual de este certamen. En la cena posterior, comenta con Estrella sus nuevos proyectos en colaboración con el guitarrista almeriense Niño Josele, cuyo disco homenaje a Bill Evans tuvo aquí una generosa acogida. El director del Flamenco Festival, Miguel Marín, evoca con gratitud la recepción que le ofreció Alejandro Sanz a Estrella tras su concierto del 19 de febrero en Miami, esa ciudad donde cada vez se abren más ventanas al mundo para los artistas andaluces.

Muy satisfechos de su paso por Manhattan se muestran también los miembros de la compañía de Antonio Gades, que regresarán a Madrid antes de iniciar una gira por Japón con esta Carmen que Stella Arauzo siempre soñó con interpretar. "Estaba en el cuerpo de baile cuando Gades y Cristina Hoyos la estrenaron en Nueva York", recuerda Arauzo, que desde 2004 es la directora artística de la compañía y el rostro y el cuerpo de la más famosa cigarrera sevillana.

La vicepresidenta de la Fundación Antonio Gades, Eugenia Eiriz, se siente muy orgullosa del calor y el cariño con que se ha acogido a la compañía. "El reto de volver a los Estados Unidos sin Antonio era muy grande pero Adrián Galia y Stella han demostrado que la herencia coreográfica del maestro está en las mejores manos", subraya con emoción su viuda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios