Para veinte años cantados

  • La coral malagueña Cármina Nova, en la que dio sus primeros pasos Carlos Álvarez, celebra mañana su vigésimo aniversario con un concierto especial en la iglesia de Los Mártires junto a la OFM

La historia de la música vocal en Málaga tiene uno de sus grandes baluartes en la coral Cármina Nova, formación señera que cuenta en la actualidad con más de sesenta miembros y una agenda internacional de actuaciones. Durante este año, la agrupación ha venido celebrando su vigésimo aniversario con un programa de actividades que tendrá su colofón mañana, en la iglesia de Los Mártires, a las 20:30, en un concierto junto a la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM) dirigida por Lorenzo Ramos y una propuesta que incluye el Requiem de John Rutter, Nänie de Brahms y el Salmo 42 de Mendelsshon. Toda una delicatessen para los amantes de la polifonía.

Javier Serrano dirige Cármina Nova desde 2002 (antes de él lo hicieron Miguel Ángel Serrano y Luis Naranjo) y es miembro fundador de la coral, por lo que resulta el guía idóneo para recorrer su historia. Los primeros pasos los dio en 1988 un pequeño grupo de veinte vocalistas: "La mayoría de nosotros procedíamos de otras corales, como la de Santa María de La Victoria y la de Francisco Guerrero, y decidimos crear Cármina Nova, esencialmente, porque queríamos interpretar repertorios distintos a los que cantábamos entonces habitualmente, y recuperar piezas del Renacimiento y la Música Antigua". Entre aquellos veinte intrépidos se encontraba una futura estrella internacional del canto: el barítono Carlos Álvarez. "Comencé a cantar con él en la escolanía del Colegio Gribaljaire y luego fundamos Cármina Nova; a los tres o cuatro años tuvo que dejar la coral porque sus compromisos, cada vez más importantes, así se lo exigían, pero siempre ha mantenido su vinculación con nosotros", explicó al respecto Javier Serrano.

Hoy, Cármina Nova es una coral respetada, que colabora habitualmente con la OFM y con otras orquestas españolas, tiene un local de ensayo propio en la iglesia de San Agustín y lleva sus propuestas más allá de las fronteras al uso. De hecho, la agenda de actos de celebración por el aniversario ha incluido este año conciertos en Eslovenia y Noruega. La fórmula para el crecimiento se basa, según Serrano, en la combinación de "tiempo y esfuerzo; cuando empezamos, éramos todos bastante jóvenes y fuimos madurando dentro de la coral, así que las cosas cayeron por su propio peso. Teníamos muchas inquietudes: al principio sólo cantábamos música a capella, pero pronto quisimos cantar con orquestas. La única que existía por entonces en Málaga era la Sinfónica, la OFM todavía no se había constituido, así que nos pusimos a trabajar con ellos. Poco a poco fue llegando gente de otros coros, y la verdad es que nunca hemos tenido problemas para encontrar voces".

¿Qué requisitos se exigen a quienes quieren entrar a formar parte de Cármina Nova? En suma sólo tres, según detalló Serrano: "Musicalidad, buen oído y voz con potencial adaptable al trabajo coral. No nos importa tanto que las voces brillen especialmente como solistas, sino que encajen en el coro. Entre los miembros de la coral hay numerosos profesores de música, y ellos mismos se encargan de que las voces que se incorporan maduren en la dirección deseada. De todas formas, ya no organizamos pruebas para buscar nuevos cantantes: si necesitamos reforzar las cuerdas para alguna actuación concreta, reclutamos compañeros de otros coros o lo solucionamos mediante invitaciones puntuales".

La organización de la mayor parte de las actuaciones que realiza Cármina Nova corren por cuenta de la propia coral, aunque "Unicaja nos ofrece una serie de conciertos al año y últimamente la Oficina para la Capitalidad Cultural de Europa en 2016 también está contando con nosotros", señaló Serrano. "De todas formas, no nos quejamos. Cada año damos un importante número de conciertos. De hecho, hace ya tiempo que dejamos de cantar en bodas y otros actos religiosos porque no teníamos fechas suficientes. Ya sólo actuamos en teatros, bien solos o con orquestas", apuntó el director.

Junto al grupo humano, sus alcances y sus infraestructuras, el repertorio también ha crecido en la misma proporción. "Prácticamente nos ofrecen conciertos de todos los estilos y épocas y hoy ya somos capaces de afrontar cualquier programa. Después del concierto de la iglesia de Los Mártires prepararemos unas obras para el Ciclo de Música Contemporánea que organiza la OFM y que celebrará su próxima edición en enero; y parece que también vamos a participar en el Festival de Música Antigua, que también organiza la OFM y que se celebrará en junio". Con armadura o sin ella, la armonía no tiene secretos para Cármina Nova.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios