Un viaje guiado por el 'cometa' Lorca

  • El Festival de Teatro de Málaga acoge el estreno absoluto de 'Espejo capricho escénico', una ambicioso montaje inspirado en el universo del poeta granadino que firma Javier Viana

"Yo denuncio a toda la gente / que ignora la otra mitad, / la mitad irredimible / que levanta sus montes de cemento / donde laten los corazones / de los animalitos que se olvidan / y donde caeremos todos / en la última fiesta de los taladros". Hace ya casi una década, Blanca Li presentaba su atrevida versión de Poeta en Nueva York, enmarcada dentro del programa Lorca y Granada, en los Jardines del Generalife con el aplauso del público y la crítica. Al artista malagueño Javier Viana, que participaba en el ambicioso montaje con Carmen Linares al cante, se le quedó grabado a fuego en el corazón aquella experiencia y "aquellos versos que bien podrían haber sido escrito antes de ayer", asegura. Tanto, que el intérprete decidió visitar Cuba para revivir los días del poeta en aquel "paraíso" con forma de caimán. A su vuelta, el compositor contactó con la Casa Natal-Museo Federico García Lorca en Fuente Vaqueros. Venía cargado de vivencias y valioso material relacionado con la estancia del granadino en la isla. A partir de entonces, estableció un fuerte vínculo con Alfonso Alcalá, entonces director del Patronato Federico García Lorca y del museo Casa Natal del dramaturgo.

El Festival de Teatro de Málaga acogerá el estreno de Espejo capricho escénico, una ambicioso montaje inspirado en el universo lorquiano que dirige y firma el propio Viana, el próximo 4 de febrero en el Teatro Cervantes. "El hilo conductor es un viaje a través de la obra y vida de Lorca. Arranca en la vega de Granada, donde nace, y se acaba cuando llega a España tras su estancia en Cuba", resume el artista malagueño, que recuerda que la pieza músico teatral se preestrenó en el Teatro de Fuente Vaqueros con motivo del 30 Aniversario del Museo Casa Natal de Lorca.

El músico Javier Galiana y la actriz Nerea Cordero, de Mia Lam, forman parte del elenco

Viana no será el único en el escenario. Al intérprete andaluz le acompañará la actriz y cantante Nerea Cordero, fundadora de la compañía Mia Lam, ex miembro de Laviebel y profesora en Remiendo Teatro, y el músico Javier Galiana, encargado de componer las canciones de la obra, que aparecen a su vez en un libro-disco titulado Espejo capricho sonoro/capricho escénico, y de tocar el piano, "el cuarto actor de la obra", en palabras del dramaturgo.

"El espectador verá a un Lorca poliédrico interpretado por tres personajes. Nerea representa el lado femenino del dramaturgo y las mujeres importantes en su vida como su madre o Lydia Cabrera, estudiosa del folclore cubano con la que el poeta entabló una profunda amistad. Galiana el Lorca músico y pianista. Yo al Lorca más literario, más apegado a la naturaleza", explica Viana.

Espejo capricho escénico transitará por la infancia del poeta, que es, en palabras del mismo, "la obsesión de unos cubiertos de plata y de unos retratos de aquella otra que puso ser mi madre, Matilde de Palacios; es aprender letras y música con mi madre, ser un niño rico en el pueblo, un mandón"; por el Madrid creativo donde conoce a Buñuel y Dalí en la Residencia de Estudiantes; la época donde el Romancero Gitano triunfa; por esa Nueva York devastada tras el crack del 29 que horroriza al poeta; y finalmente por Cuba, que "es el amarillo de Cádiz con un grado más, el rosa de Sevilla tirando a carmín y el verde de Granada con una leve fosforescencia de pez".

¿De su asesinato no se habla? "Es una cuestión que a estas alturas del cuento es tan obvia. Claro que está presente de manera poética, pero mi intención es exhibir una visión luminosa del poeta. La figura de Lorca está impregnada de un drama y una tragedia justificada, pero después de haberme bebido todo el universo lorquiano, he encontrado mucha luz, mucha alegría de vivir dentro del poeta. Mi objetivo es sacar toda esa luz", recalca el compositor malagueño. Un viaje guiado por el cometa Lorca, capaz de iluminar los corazones de cualquier enamorado de la poesía, el teatro, la música, el cante jondo y la propia vida.

Javier Viana y Nerea Cordero en un ensayo de la obra. Abajo, el pianista Javier Galiana junto a la actriz sevillana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios