La vida como naufragio

  • Factoría Echegaray estrena 'Bel Canto', sobre las dudas de tres personajes en un periódico moribundo

"La vida es un naufragio", le dice el único redactor que queda de un periódico -junto al director del medio- a una limpiadora apasionada de la ópera en una de las escenas de Bel canto. El hundimiento de sus tres personajes, el amor y la reflexión que hacen sobre cómo han llegado a ese punto son los pilares de esta obra ganadora del cuarto Certamen Jesús Campos para Textos Teatrales, que se estrenará en el Echegaray el próximo 20 de febrero.

Escrita por Alberto Iglesias, la historia muestra como un metódico periodista, interpretado por Norberto Rizzo, "agarrado a lo que es el periodismo como ideal" acaba enamorado de la nueva limpiadora, una mujer curtida en la vida y aficionada a la ópera, que encarna Sofía Monreal; el director del maltrecho periódico, al que da vida Luis Centeno Messías, chapado a la antigua y estricto es el único testigo de la fugaz relación, según explicó ayer el director de la función, Antonio C. Guijosa.

El texto de Alberto Iglesias muestra un choque entre la razón y los sentimientos

Así, el personaje de Rizzo se cubre con una coraza basada en la objetividad que persigue con el periodismo, una capa que "se resquebraja" al aparecer la limpiadora. "Ese encuentro entre los dos personajes empieza a tambalearles a ambos; es una historia de amor que luego deriva en otro sitio, pero en cualquier caso les hace plantearsesi las opciones vitales que han tomado en la vida han sido acertadas, si no lo son y en caso de no serlo si merecen la pena y tienen la oportunidad de cambiarlas", detalló el director. El cambio que sufre el redactor le llevará a enfrentarse al director del medio y a sí mismo.

Precisamente la elección de esta redacción como escenario para los personajes resalta una idea en la que hace hincapié la obra: los sentimientos contra la razón. Para el director esta decisión es "porque se asocia mucho el periodismo y la noticia como algo objetivo en el que la emoción y la subjetividad de la persona debe quedarse al margen", así pues el choque entre los dos personajes queda reforzado en este lugar.

Aunque la obra presenta un panorama trágico va más allá, según resaltó Guijosa. "Es compleja porque tiene un tono muy particular, porque tiene una especie de comedia fina", subrayó, a lo que añadió que "tiene este tono así como de alta comedia con cierto regusto trágico", ya que "por lo bajo" muestra un mundo que deshumaniza y que hace preguntarse si el trabajo tiene sentido.

A esta desesperación de los protagonistas se une la voz de Sofía Monreal, que canta composiciones de la ópera clásica, como O cessate di piagarmi, Son tutta duolo o La bohemme. "En el momento de realizar las pruebas para elegir el elenco era un dato a tener en cuenta" recordó el director de la obra, quien además anunció que Norberto Rizzo también "hace sus pinitos" con el canto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios