Se edita el cuarto volumen de la biografía de Palau Fabre sobre Picasso

  • Situaba al malagueño a la altura de los creadores históricos, como Shakespeare y Mozart

La monumental biografía sobre Picasso, obra del malogrado Josep Palau Fabre, ha concluido con el cuarto volumen, Picasso 1927-1939, un periodo en el que tienen especial protagonismo la relación del pintor con Marie-Thérése Walter y la Guerra Civil española. Este tomo, cuyo texto Palau Fabre dejó escrito a su muerte, en 2008, suponía un "reto técnico", dijo ayer el responsable de la edición, Juliá Guillamon, porque "Palau utilizaba el lenguaje del crítico pero también el del escritor", y por el procedimiento que seguía con los textos muy voluminosos.

Picasso 1927-1939 ha sido publicado por Polígrafa, la editorial con la que Palau mantuvo una relación de cincuenta años, y la misma que editó los tres volúmenes precedentes: Picasso vivo: 1881-1907, Picasso cubismo: 1907-1917 y Picasso, de los ballets al drama: 1917-1926.

Palau, aseguró Guillamon, situaba a Picasso "a la altura de los grandes creadores de la historia, como Shakespeare o Mozart, porque su obra completa representa una exploración de la condición humana", y en los cuatro volúmenes "se adentra en él en el momento justo de la creación".

El cuarto volumen es la etapa en la que la creación del pintor se manifiesta de forma más exuberante: dibuja y pinta, entre otras obras retratos de Marie-Thérése Walter y de Dora Maar; experimenta con la escultura a raíz de sus contactos con Juli González; escribe al tiempo que casi deja de pintar entre abril de 1935 y 1936; y se dedica mucho al grabado, con las series La obra maestra desconocida de Balzac, Las metamorfosis de Ovidio y la Minotauromaquia.

En opinión de Guillamon, Picasso, 1927-1939 es un libro "singular" y, de los cuatro volúmenes, "el más personal y literariamente rico", que comienza con una escena casi novelesca: cuando conoce a Marie-Thérése en un café. Palau examina la relación clandestina de Picasso con Marie-Thérése en la época en la que estaba casado con Olga Koklova y descubre signos ocultos en las obras realizadas en Dinard (Bretaña, Francia) en verano de 1928.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios