de rebote

José Manuel Olías

Academia

LA Academia. Es el pomposo nombre con el que el Málaga denomina a su pretendidamente refundado proyecto de cantera. No existe físicamente aún un edificio, unas instalaciones, los equipos inferiores peregrinan por distintos campos de la capital. La idea suena muy bien. Si con infraestructuras por debajo de la media Málaga es una de las provincias más productoras de talento futbolístico de España, con buenos medios sólo puede potenciarse.

En los últimos días debutaron con la selección española sub 21 Recio, Pacheco y Baena. Uno de la capital, otro de Pizarra y el último de Torrox. De ellos, sólo el primero se ha puesto la camiseta del Málaga grande. A los otros dos los pescó el Barcelona, aunque derivaron después a Liverpool y Espanyol. El objetivo es evitar la fuga de talentos, como la que se da casi por segura de Brahim, un proyecto enorme en edad infantil, otra vez al Barça. Abdullah Ghubn le dio una vuelta en su impactante Pagani Zonda y le dijo que cuando tuviera 18 años podía tener uno igual si se cuidaba. Es difícil combatir la voracidad de los grandes. Al propio club azulgrana, referente absoluto en la actualidad, le birlan jugadores desde Inglaterra.

Hay ya director de la citada Academia, aún virtual. Es Manel Casanova, durante dos décadas en el Espanyol, club que ha hecho bandera de la cantera para alumbrar también muchos jugadores que hoy pueblan la élite del fútbol patrio. La idea suena bien, sí. Pero falta materializarla. Un terreno que en breve se liberará y a levantarla. No sólo para ganar dinero y tener influencia. Una idea, una formación integral casi como la que se creó en honor el legendario ateniense Academo, que da origen a la palabra.

En fin, será una importante vara de medir la implicación en el proyecto del jeque, el desarrollo del proyecto sería una buena manera de convencer a los escépticos, que los sigue habiendo. El viento ha cambiado, pero no hay que olvidar que el Málaga sigue en descenso después de dos victorias. Está bien ilusionarse con el futuro. Pero antes hay que solventar el presente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios