apunte

José Antonio Carrizosa

Cerillas

Ala manifestación que ha convocado para hoy en Málaga el Partido Popular búsquenle lecturas políticas, porque las tiene de todo tipo. En medio de la situación interna más complicada que se le recuerda al primer partido de la oposición, los dirigentes andaluces salen a la calle para demostrar, supongo, que a pesar de los pesares no ha perdido del todo el contacto con la realidad. Son conscientes, también, de que la crisis debería convertirse, en términos políticos, en una oportunidad. Una oportunidad que, a juzgar por los sondeos de opinión, está dejando escapar, a pesar del evidente desgaste que el hundimiento económico supone para los socialistas. El panorama tendría que hacer pensar a la dirección popular si las cosas no se están haciendo rematadamente mal. Movilizar a los ciudadanos de la región más castigada por el paro contra las políticas que están incidiendo en esa situación es una medida cargada de lógica y que encaja en la agenda de un partido. No cabe sorprenderse de que el PP haya puesto toda la carne en el asador para conseguir un acto masivo. Otra cosa son los objetivos finales de la convocatoria y si éstos se van a conseguir o no.

La manifestación del PP cobra especial significación porque contrasta con el estruendoso silencio que los sindicatos están manteniendo. Comisiones Obreras y UGT han adoptado la estrategia, muchos pensarán que impropia de su trayectoria, de trabajar por la salida a la crisis al margen de las movilizaciones, que se sabe cómo empiezan pero que en coyunturas tan complejas como ésta es difícil pronosticar cómo pueden terminar. Puede interpretarse como un ejercicio de responsabilidad. Pero también como todo lo contrario y ese es un riesgo que están corriendo las dos centrales mayoritarias. Ante panoramas potencialmente tan explosivos como el actual cabe preguntarse si es una actitud responsable encender una cerilla. Sí hay que concluir, sin embargo, que las situaciones difíciles son las que requieren mayores dosis de liderazgo para generar confianza. Posiblemente, eso sea lo que más se echa de menos en estos momentos tanto en el conjunto de la sociedad española como en la andaluza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios