¿y a usted, le atienden?

Redacción / Madrid / Pedro Caballero-Infante / Farmacéutico

Disminución del deseo sexual por trastornos hormonales masculinosDrogas

El deterioro en el apetito sexual resta calidad de vida a los pacientes con déficit de testosterona a edad avanzada

El hipogonadismo se presenta cuando las glándulas sexuales producen pocas o ninguna hormona. En los hombres, estas glándulas, los testículos, sufren una deficiencia en los niveles de producción de testosterona. Sus síntomas típicos son la disminución del deseo sexual, de la calidad y frecuencia eréctil (especialmente las erecciones nocturnas), así como fatiga, ánimo depresivo e irritabilidad, problemas de sueño, disminución del volumen y fuerza muscular, entre otros.

Muchos hombres padecen este trastorno a edad avanzada, lo que se ha venido a denominar Hipogonadismo de Inicio Tardío (HIT), algo similar a lo que le ocurre a las mujeres en la menopausia. Con el fin de ofrecer a la comunidad médica no especialista herramientas para el diagnóstico precoz y tratamiento de esta patología, un grupo de expertos ha redactado un nuevo Manual de Actuación en Hipogonadismo de Inicio Tardío.

El manual trata de subrayar la gran importancia social y económica de este síndrome, teniendo en cuenta que la esperanza de vida tiende a prolongarse cada vez más y que la solución de muchos de los síntomas que presentan este tipo de pacientes tiene un alto costo asistencial. La doctora Ana Puigvert, secretaria de la Asociación Española de Andrología (ASESA) explica que "el hipogonadismo de inicio tardío en varones mayores es una entidad clínica que existe desde que existe el concepto de envejecimiento". De hecho, podría El uso correcto de testosterona en el Hipogonadismo de Inicio Tardío es sencillo, pero debe estar basado en un diagnóstico claro tanto clínico como bioquímico. El doctor Luis Rodríguez Vela, jefe de sección del Servicio de Urología del Hospital Universitario Miguel Server de Zaragoza indica, en uno de los capítulos del texto, los beneficios del tratamiento tomando las adecuadas precauciones en el seguimiento de la terapia.

Este manual, que incluye una descripción de las bases fisiopatológicas del problema, criterios de diagnóstico y de manejo, está patrocinado por Bayer Schering Pharma, y cuenta con el auspicio de la Organización Médica Colegial y el Ministerio de Sanidad.

AL boticario no le gusta la palabra "droga" aunque sea término definitorio de la materia prima con la que se fabrican los medicamentos oficinales o magistrales. ¿Y por qué no le gusta? Por dos razones. La primera, la deformación de que es objeto por el profano, que la asocia de inmediato a productos base como cocaína o cannabis, usados también en la fabricación de fármacos.

El otro repudio al vocablo está en su similitud semántica con droguería, establecimiento digno y honrado pero que desde hace tiempo dejó de estar relacionado con el ejercicio de la farmacopea.

-La probesita está pasando er quinario con er niño.

-¿Qué le pasa ar niño?

-Que mí, y que esto no sarga de aquí, que es drogaíto.

-¿De los que se pinchan?

-Ayé estaba sacando de la otra farmasia una jeringa.

Don José sale en defensa de un posible diabético, realizando la inestimable labor del boticario cual es poner sus conocimientos al servicio de la divulgación. No hay mejor sitio que una farmacia, donde el acceso es libre e intemporal, para aclarar cosas que en otros sitios aparecen deformadas.

Los medios de comunicación que consume el paciente medio son la televisión y las revistas del corazón.

-Es muy importante diferenciar las drogas ilegales y el abuso de medicamentos con fines lúdicos.

-Eso de pútico que diseusté, ¿é lo de los consierto que organisan los de la Junta?

Esta matización confirma a Don José la importancia de aclarar conceptos.

-Una cosa es la droga ilegal y otraý

-¿Pero hay drogas legaleý?

El farmacéutico dice que lo de legal o ilegal, aplicado al medicamento, es algo muy relativo.

-El Trankimazin es un preparado ansiolítico del grupo de las benzodiazepinas, parecido al Valium.

-¡Ande usté ya!

-Basta que una determinada marca se venda de forma fraudulenta para que la gente la asocie a una droga ilegal.

Y aprovecha para delimitar lo que se llama droga de abuso, recordando que cada vez adquiere mayor preponderancia entre la gente joven esta costumbre como derivación del estado de comodidad de sus mayores.

-Si una persona no es capaz de soportar un ligero dolor de cabeza o un cansancio y acude rápida y sistemáticamente a los medicamentos, ya está cayendo en el abuso.

-¡Que verdá, usté!. Es er retrato de mi agüela... quen gloria esté. No había quién la levantara como no se le diera, con la tostá, su Ostalidón.

Y el boticario, utilizando este ejemplo, pone el de la juventud que acude a las anfetaminas, medicamentos más viejos que la tos, que ingieren con nombres como éxtasis y que no son otra cosa que fármacos excitantes del sistema nervioso central que enmascaran el cansancio.

- yo ha visto ar chavea, der que hablabái, pitufandoporvo blanco.

-Será sorbiendo por la narí. A mí me han dicho que los artistas se ponen una ternilla de plata porque la pié de dentro se les quema. ¿verdá, Don José?

-No es exactamente así. De tanto esnifar la piel se va exfoliandoý

-¡Don Joséý que hay criatura delante!

caballeroinf@hotmail.com

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios