Cartas

EleccionesThe Economist

Autónomos

Desde que tengo uso de razón, lo único que he visto hacer a mis padres ha sido trabajar. Mis hermanos y yo no hemos tenido nunca derecho a becas y demás ayudas a la familia. Nos hemos criado con el Gobierno del PSOE y cada vez que han hecho campaña han prometido lo mismo: ayudas a la familia. Se supone que las ayudas son para quien más lo necesita peroý ¿qué hay de los millones de empresarios y autónomos que con sus impuestos hacen posible esas ayudas? ¿Tendremos que cerrar nuestras empresas o dejar de ser autónomos para poder percibir ayudas?

María del Pilar Cano (Correo electrónico)

Imparable

En el último informe PISA Andalucía ocupó un puesto que, al ser de todos conocido, no quiero ni recordarlo. Pretenden llevarse el agua de la desaladora de Carboneras a Barcelona, dejando aquí la contaminación resultante. Conviene recordar dos cosas: primero, Almería es muy deficitaria en agua. Segundo, gran parte de la clase política catalana, entre otros, negó el agua sobrante del Ebro para estas sedientas tierras. Encalla un barco chatarrero en el Estrecho, durante seis meses, nadie hace nada, se hunde definitivamente contaminando aguas y playas, muy poquitos se atreven a decir algo. El señor Chaves sugiere a los andaluces que deberíamos aprender vasco, gallego, catalán para abrir horizontes laborales y así condenarnos, solapadamente, a la emigración. ¿Será todo esto el principio de la tercera modernización?

Manuel Villena (Correo electrónico)

VPO

Los partidos prometen viviendas protegidas. Con la vigente normativa sobre VPO los compradores de estas viviendas en el futuro o no podrán descalificarlas jamás porque no lo permiten los terrenos o tendrán que esperar más de 30 años. Cuando lleguen los imprevistos de los traslados laborales, las separaciones... el que quiera vender su VPO tendrá que devolver las subvenciones y recibir por la venta un precio tasado inferior al coste de adquisición si sumamos a éste impuestos, gastos, intereses pagados en la hipoteca y mejoras realizadas.

Manuel Sánchez (Correo electrónico)

Los votantes españoles están experimentando una superabundancia de ofertas que, curiosamente, coincide con las elecciones del 9 de marzo. Al partido socialista gobernante y a sus oponentes del PP, les falta tiempo para regalar cosas. Cada uno acusa al otro de comprar votos. Cada uno ofrece idéntica defensa reivindicando que está intentando estimular la economía al tiempo que estalla la burbuja inmobiliaria española, que los mercados mundiales se inquietan y que aumenta el desempleo. Es posible que a los votantes les asalte la confusión en un momento en que la bonanza electoral desdibuja diferencias entre derecha e izquierda. Los recortes impositivos estimularán la economía y devolverán recursos a los ciudadanos, comenta Zapatero. Aumentar la cuantía de las pensiones es justo, necesario y posible, dice el conservador Rajoy. (...)

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios