De rebote

José Manuel Olías

Feria

LAS ferias tienen un origen económico, de intercambio comercial. Siguen generando mucho movimiento de dinero, pero el componente lúdico ha sobrepasado al puramente comercial, al clásico canje de la Edad Media, albor del fenómeno. Se generan debates sobre la dirección que debe tomar la fiesta. No hay que olvidarlo, una inyección económica sobresaliente para el comercio de la ciudad. Renovarse para no morir es la política emprendida por las autoridades. Se cierran antes los bares de copas para dar descanso al centro y fomentar el tránsito hacia el Real. Aunque a las dos de la madrugada, hora del corte, no apetecerá mucho cruzarse Málaga. Sobre todo si la cola del autobús llega a Casa Mira. Y no es aconsejable hacerlo en vehículo propio

Más medidas, se recorta un día por el final y, parece, el año que viene por el principio. Para el forastero, al menos el más cercano, el hecho diferencial de la Feria en Málaga es la fiesta en el centro, aunque es cierto que causa en el habitante de esta zona un cambio de hábitos generalmente no muy cómodo. Más allá de la falta de decoro o la ausencia de ropa. En Pamplona, durante los Sanfermines, la Plaza del Castillo, centro de la capital navarra, es un bullicio constante de sol a sol. En fin, se trata de consensuar distintas sensibilidades sin perder esencia.

La fiesta comienza esta noche. Habrá un pregonero reconocible para todos, Javier Ojeda. Trayectoria de décadas detrás suya en la música. A veces se le recuerda de manera injusta sólo por Sabor de amor. Su discografía, con Danza Invisible y en solitario, vale bastante, hay temas que entran en los mejores álbumes del pop español y que quedan para la posteridad. Además, es un personaje activo en la sociedad local. Su libro sobre el último medio siglo del pop en Málaga lo evidencia. Un tipo sencillo, con el que se puede hablar del Málaga o sobre la bicicleta que usa normalmente para moverse por Churriana. Sin ningún aire de estrella, normalidad absoluta. La mecha la enciende Ojeda y continúa Bosé en La Malagueta. Y una semana para disfrutar, para que Málaga luzca sus mejores galas. Aunque a los que no estamos de vacaciones se nos pongan los dientes largos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios