Ingenieras y científicas

¿Estaremos cerrando el camino a mujeres como Noether, la del "teorema más hermoso del mundo"?

Tras una exitosa semana, en lo que se refiere a las manifestaciones del día de la mujer trabajadora, llega el momento de analizar cuáles son las causas que inciden en la renombrada brecha salarial. Si partimos de que ningún convenio colectivo existente en España permite la más mínima discriminación salarial por sexo, ya que lo haría inconstitucional, hemos de profundizar en qué situaciones sociales, familiares y económicas provocan estas diferencias. Y curiosamente una de las principales que encontramos nace de un comportamiento histórico que, a pesar de los grandes esfuerzos realizados, sigue sin subsanarse: no hay mujeres en las profesiones mejor remuneradas actualmente.

Decir esto es grave, pero cuando constatamos que el sector femenino apenas alcanza un 24% de estudiantes en las carreras de ingenierías industriales y ciencias, algunas cosas empiezan a comprenderse. Estas disciplinas han aportado en los últimos años la mayor cantera de directivos, investigadores y empresarios para compañías constructoras, automovilísticas o biotecnológicas, por enumerar algunas. Pero si a ello unimos el hecho de que tan solo un 12% de estudiantes en carreras relacionadas con las tecnologías de la información y las comunicaciones son mujeres, la situación es catastrófica. Estas últimas ramas del conocimiento, como la informática o las telecomunicaciones, suponen ya el sector con los empleos más demandados y están generando la masa crítica necesaria para el desarrollo de la nueva economía. La mayor parte de las empresas tecnológicas y de servicios futuras se generarán con los universitarios que hoy se forman en estas aulas de ciencias, ingenierías y tecnologías. Esto significa que, de no modificarse estos porcentajes, a lo sumo un 20% de sus empleados serán mujeres.

Cuando analizamos aquellos países donde la población científica es más cercana a la paridad, encontramos sociedades donde la formación tecnológica, los museos de historia natural, el reconocimiento de las invenciones y el apoyo a la investigación conforman la base de su sistema educativo. En España siguen aceptándose estereotipos como que las matemáticas son tan difíciles que es mejor evitarlas, sin caer en la cuenta de que ello impide el acceso a todas las carreras científico-tecnológicas. ¿Estaremos inconscientemente cerrando el camino a mujeres como Emmy Noether, creadora del "teorema más hermoso del mundo"?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios