Cartas

InmigraciónLe Figaro

Bancos de alimentos

Alguien debe contarlo y yo me siento comprometido a hacerlo. Hemos llegado a un acuerdo con el FEGA y en el 2008 continuaremos repartiendo la ayuda europea a los más necesitados, desde los Bancos de Alimentos. Es nuestra manera de entregarnos a los demás para aliviar su problemática más básica; buscando la contribución de las empresas del sector de la alimentación comprometidas con la sociedad (RSC), que aportarán sus excedentes, y canalizando las ayudas que las instituciones orienten a mejorar la dieta alimenticia y las carencias inmediatas.

Hace pocos días, mientras se preparaba el convenio con el FEGA, leí el mensaje del Papa para la Cuaresma. Fue como ver, entre sus líneas, a todos estos amigos y compañeros que están poniendo lo mejor de sí mismo para mitigar las heridas del hambre y el agravio del despilfarro; aquí y en todo en el mundo. Ellos, mejor que nada, me hicieron entender que "no somos propietarios de los bienes que poseemos, sino administradores" y que estos bienes que consideramos tan nuestros, "tienen un valor social, según el principio de su destino universal". Un documento para recordarnos que "la limosna evangélica no es simple filantropía: es más bien una expresión concreta de la caridadý que exige la conversión interior al amor". Un fiel retrato de cuantos, en los Bancos de Alimentos, descubren y procuran dar testimonio de que "no hemos sido creados para nosotros mismos, sino para Dios y para los hermanos". Personas, no hay duda, que logran recuperar cuanto hacen "como bendición en forma de paz, de satisfacción interior y de alegría".

Este año nos hemos comprometido a repartir unas 35.000 toneladas. Refrendado en el transcurso de una cordial reunión en la que se afianzó el presente, mediante el Plan CE 2008 "para ayudar a los más necesitados del reino de España", y han quedado abiertos los cauces en la UE para propiciar el futuro. Nueva situación en el que se mantendrá la aportación de alimentos para subsanar la pobreza interior y para mitigar la de los acogidos a nuestra solidaridad. Medidas que la UE deberá mejorar para que esos derechos humanos, que forman parte de su razón de ser, sean una realidad en cualquiera de las circunstancias por las que atravesemos. Los Bancos de Alimentos pondremos nuestros mejores esfuerzos, como hasta la fecha, desde la transparencia y las buenas prácticas, para mejorar los canales de distribución y para que la ayuda llegue a quienes de verdad la necesitan y siempre como fórmula para la superación. Esperanzados y comprometidos con la constitución de una Europa más justa y más humana. No se busca el reconocimiento humano, porque el anonimato es lo que caracteriza la entrega que, cada día, hacen nuestros voluntarios y todos son importantes.

Javier Peña (Málaga. Vicepresidente de la Fed. Española de Bancos de Alimentos)

Mientras que el líder del partido socialista entona el canto de alegría con las celebridades que lo apoyan, Mariano Rajoy acepta ser un aguafiestas y denuncia el socialismo de los millonarios. Es el momento elegido por Mariano Rajoy para abordar otro tema de campaña: la inmigración. El PSOE reaccionó lanzando gritos como un descosido acusando a la derecha de "xenofobia". Mariano Rajoy no se inmuta. Continúa mitin tras mitin reclamando un control más eficaz de fronteras, promete la creación de una agencia de inmigración, afirma que los extranjeros delincuentes serán expulsados, como ocurría en el Gobierno de José María Aznar, y pide a todos los que deseen establecerse en España que adopten las "costumbres y hábitos españoles". El 56% de las personas considera "positiva" esta última sugerencia. Acostumbrados desde hace decenios al crecimiento, los españoles ven cómo se amontonan las nubes. Se preguntan sobre la capacidad del gobierno de hacer frente a los problemas económicos y se irritan por las frases publicitarias elegidas por el PSOE para ilustrar su campaña electoral: "Soñar con los pies en la tierra". "Podemos llegar tan lejos como queramos". "Motivos para creer". (...)

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios