de rebote

José Manuel Olías

Inversiones

EL Gobierno español ha inyectado en los últimos años miles de millones de euros en la banca. Para evitar su quiebra y que el panorama fuera aún peor. Es la razón que se esgrime para echar palas de dinero y tapar un boquete que no se acaba. Lo del libre mercado y el no intervencionismo estatal no sé dónde está.

Con frecuencia trasnocho para ver partidos de la NBA. En las vallas de publicidad giratorias de todas las pistas aparecen con frecuencia unas siglas que reconocerán: BBVA. Es el principal patrocinador de la competición. Un vistazo a la web permite comprobar que el primer anunciante ajeno a los productos propios de la liga es, efectivamente, BBVA. El alcance y el coste de esa publicidad es astronómico. La NBA es una de las marcas más reconocibles en todo el orbe. Pues bien, el patrocinio no corre a cargo de un banco estadounidense ni alemán ni ruso. Es un banco español. BBVA también pone nombre a la primera o segunda Liga de fútbol del mundo, la española. Se discute con la inglesa el título honorífico. Pero España es la que posee, según la reciente encuesta de la FIFA entre jugadores, seleccionadores y periodistas, nueve de los 11 mejores futbolistas del planeta.

Veo la presentación de Ferrari, la escudería más mítica de la Fórmula, con un español, Fernando Alonso. Y la marca más visible, en el alerón trasero o en la ropa del asturiano, es el Santander, otro banco español. Que pone nombre también la competición de clubes de fútbol más importante de Sudamérica, la Copa Libertadores. Allí donde hay economías muy pujantes, como la brasileña, es una entidad española la que adquiere los derechos de una competición seguida por cientos de millones de personas.

Seguramente sean otras las entidades las que causaron el tamaño boquete del que nos hablar. Pero algo no me cuadra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios