Marilyn y la crisis griega

CUENTA el filósofo Víctor Gómez Pin en un libro sobre Hegel cómo éste negaba la posibilidad de la existencia de un planeta situado entre Júpiter y Marte descubierto mediante la observación por un astrónomo italiano y cuyo hallazgo había sido ratificado por los más reputados astrónomos de su tiempo. Sostenía el filósofo alemán que la metodología utilizada para dicho descubrimiento no estaba a la altura de la serie numérica que él había desarrollado y que respondía a las exigencia de la racionalidad pura. Lo que venía a afirmar es que los hechos no podían ser utilizados para invalidar la teoría. Como es bien sabido Hegel ha tenido muchos y muy diversos herederos. Como los actuales responsables económicos alemanes y sus socios de las instituciones europeas: que los dos anteriores rescates a Grecia hayan fracasado, y agravado la desesperada situación económica de ese país, no invalida la teoría que los sustenta. La solución es doble dosis de lo mismo.

Tampoco Tsipras parece dispuesto a que los hechos le estropeen un buen discurso. Querer convertir la crisis de deuda en una cuestión de soberanía es una contradicción insalvable. Formar parte del euro supone renunciar a buena parte de tu soberanía (probablemente sea esa su mayor virtud). Además inevitablemente ésta será inversamente proporcional al tamaño de tu deuda. Por todo ello, la gravísima situación a la que se ha llegado es consecuencia, entre otras cosas, de un doble error. El de los alemanes, intentado reeducar con fuertes dosis de disciplina fiscal a sus socios de la unión monetaria. Ignorando con arrogancia las graves consecuencias sociales y políticas de sus terapias de choque. Y el de los dirigentes de Syriza queriendo irresponsablemente convertir una situación desesperada en una ventaja política.

La crisis de Grecia tiene la virtud de poner sobre la mesa los graves problemas estructurales del paralizado proyecto europeo. Con la aceptación general y por razones que fáciles de entender, cuando la crisis tocó de lleno a Europa, los alemanes se pusieron al mando. A la UE le esta pasando lo que al científico que quiso clonar un ser perfecto con el cuerpo de Marilyn y el cerebro de Einstein, pero el resultado fue el cerebro de Marilyn en el cuerpo de Einstein. El proyecto europeo nació con el fin de integrar a Alemania en un proyecto federal europeo. La Alemania europea de Kohl. Pero esto parece que también está saliendo al revés.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios