¿y a usted, le atienden?

Pedro Caballero-Infante / Farmacéutico

Medicación y obesidad

UNA prestigiosa revista científica publicaba la necesidad farmacéuticode incluir, por su peligrosidad, una advertencia severa en el etiquetado de un medicamento contra la obesidad; esto le ha venido al pelo a Don José viendo a Carmela con una revista en la que aparece una obesa mórbida que se lamenta de su gordura.

- que no coma tantoý¡leche!

-No creerás que todos los gordos están así por comer en exceso.

no va a por tenégase!. Que por sierto, esta se pega un peo en un porvero y deja que la pesa de a kilo

Al boticario, muy sensibilizado con las enfermedades raras, le molesta que a la obesidad, como dolencia, no se le tenga la conmiseración que a otras afecciones crónicas como la diabetes o la hipertensión arterial.

Recuerda especialmente a una paciente a la que costó Dios y ayuda que se le diagnosticase el síndrome de fatiga crónica pues todos los médicos que visitaba, y su propio entorno, la trataba como perezosa. ¿Quién en determinada fase de su vida no está cansado?

-Usté dirá lo que quiera, pero ésta se tié que poné morá y oro de manteca colorá.

-Esta señora padece una obesidad mórbida.

Carmela que, para las cosas que le interesan tiene memoria de elefante, le recuerda al boticario.

- usté dise que paendergasá lo mejóné no comé. Mi Merche le dise a ustéer José Manué Soto, que se le va en cantá: "Deja de comé mujé, deja de comémujé... mujé...".

-Hoy vienes muy graciosa.

El boticario le dice, que en este caso, se trata, de una dolencia necesitada de tratamiento farmacológico y hasta quirúrgico

- yo me acuerdo hase tela de año que usté no me quiso prepará unas medesina que tenían nombre de espía: la X, Y, Z... ¿se acuerda usté?

-Me acuerdo y veo que también vienes con ganas de bronca. Esas cápsulas de las que hablas eran una bomba. Llevaban anfetaminas, extracto de tiroides, diuréticos, tranquilizantesý

mi cuñá, la valensiana, endergasóquinse kilo!

-Que los debió poner enseguida porque este verano me la presentaste y estaba gorda.

La revista que trae habla, precisamente, del medicamento contra la obesidad que ha dado problemas.

-Se trata de un medicamento que en algunos casos ha provocado cuadros depresivos.

Don José recalca que nunca esperen que un medicamento, sólo y exclusivamente, cure la obesidad ya que se trata de una enfermedad que ha de tratarse con régimen alimenticio, ejercicio y, si es preciso, medicación.

-¡Hay que andar más!

-¡No me diga usté eso que servidora, ná má que derlavaero a la terrasa, tendé, ando que un perro perdío.

El boticario, acostumbrado a las comparaciones métricas de las amas de casa que sustituyen metafóricamente las pesas por la bombona de butano y las flexiones con hacer las camas, le dice:

-Los especialistas dicen que hay que dar 10.000 pasos diarios.

me iré a tendé al Estadio Olímpico!

-No hace falta: cómprate un podómetro.

-A mí los callo me los quita Don Manué, er prasticante.

caballeroinf@hotmail.com

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios