A 'Pepín' su dueño no le quiso

La cara de Pepín lo dice todo. Este pequeño perro de cara triste pero muy juguetón fue dejado en las instalaciones de la Sociedad Protectora de Animales de Málaga por su propio dueño, que no podía hacerse cargo de su cuidado. Es un cachorro. Tiene cuatro meses y según dicen los cuidadores que han estado con él desde que Pepín llegó al refugio es muy cariñoso con todo el mundo. Por ahora es pequeño, crecerá. Aunque no demasiado; de hecho, no será mucho más grande que el tamaño de un cocker, es decir, mediano. Tiene el pelaje de color blanco en la mayor parte de su cuerpo (las cuatro patas son blancas), pero también tiene en el lomo algunas manchas marrones y oscuras, como las que pueblan su cara.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios