calle larios

Pablo Bujalance

Perfidia

EL pasado miércoles, la delegación malagueña de Amnistía Internacional celebró en la Facultad de Derecho una mesa redonda a la que acudieron portavoces de distintas organizaciones en torno al lema Pobreza y derechos humanos. Las conclusiones de esta copulación son conocidas: por lo general, una situación económica de riesgo y exclusión supone un campo de abono para el abuso que ejercen los estamentos más poderosos contra los más débiles. En cuanto a la opinión pública, se produce una paradoja: cada información que sale a la luz acerca de la vulneración de los derechos humanos revela que es mucho más lo que no se sabe. Pero, al mismo tiempo, una mayor transmisión de noticias y casos termina generando en la misma opinión pública una creciente insensibilidad que obliga a las organizaciones a no cejar nunca en sus campañas de sensibilización.

Con los episodios de corrupción en los ayuntamientos ocurre algo parecido. Cada alcalde o concejal que es citado a declarar, imputado o encarcelado por prevaricación o falsedad, crea una peligrosa cultura de la indiferencia, por más que las alarmas estallen ciertas noches en juzgados y comandancias y muchos ciudadanos presuman de saber dónde se amasan los grandes botines y hasta los señalen. El goteo de municipios intervenidos constituye una música monótona y cansina. En este sentido, conviene recordar que desde los antiguos griegos la democracia es, por definición, un sistema débil y vulnerable, que raramente procede a defenderse con contundencia frente a ataques externos por la ilusión de que así se protege mejor a sí misma. Hacer de la corrupción una pérfida cantinela de fondo significa dar argumentos a sus contrarios. Los ayuntamientos, que tanto reclaman el reconocimiento de su papel vertebrador tras la Transición, deberían demostrar precisamente más responsabilidad. Que al bicho se le mata mejor por debajo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios