ROSA Francia, esposa del alcalde de Málaga, es una mujer singular. Durante años se ha dado por hecho que la primera dama municipal, filóloga, ejerce una gran influencia sobre las listas electorales de De la Torre. Sólo hay que revisar los nexos que comparte con algunos de sus pasados, actuales y futuros concejales. Nadie puede negar que también es una mujer carismática, cercana y de gran amabilidad. El jueves por la noche, hacia la una de la madrugada, al bajarse del coche oficial tras acudir a un acto cofrade con su marido, presenció un pequeño accidente de tráfico con tres vehículos involucrados. El coche más dañado fue un pequeño Smart, de una joven, al que se le cayó el paragolpes. Testigos presenciales aseguran haber visto a Rosa Francia acudir rauda al lugar del choque e intentar colocar de nuevo en su sitio, con sus propias manos, la voluminosa pieza del automóvil. Y que éste fue luego aparcado por el propio chófer del regidor, al encontrarse muy afectada su conductora. No había cámaras para registrar el momento. El vídeo de la primera dama haciendo de mecánica altruista y buena samaritana habría sido el más visto del día.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios