Editorial

Tropiezo en la campaña del PP

EL presidente del Partido Popular y candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dejado empantanarse tanto el caso Gallardón que al final ha tenido que zanjarlo abruptamente y a menos de dos meses de las elecciones. De hecho, pensaba difuminar el ambiente de crisis que iba a producir su decisión con el fichaje como número dos de su lista por Madrid del ex presidente de Endesa, Manuel Pizarro, pero una filtración desbarató su cronología. Para nadie son novedosas las ambiciones de Alberto Ruiz-Gallardón, que siempre ha aspirado a lo máximo en su partido político y en la vida nacional, pero cuando hizo pública su aspiración resuelta de acompañar a Rajoy en la candidatura madrileña provocó una auténtica crisis, ya que Rajoy no quería enfrentarse a la dirección del PP de Madrid, liderado por la vieja enemiga de Gallardón, Esperanza Aguirre. Finalmente, al exigir Aguirre que si Ruiz-Gallardón figuraba en la lista ella también demandaba colocarse en la misma -incluso renunciando a la Presidencia de la Comunidad, ya que es incompatible legalmente presidir una autonomía y ser diputado nacional-, Rajoy no ha tenido más remedio que frenar las ambiciones de ambos. Porque de ambiciones se trata, ya que Aguirre y Gallardón no ocultan que ambos tratan de situarse en la mejor posición posible por si se produjese la derrota de Rajoy el 9 de marzo, que ya sería la segunda y forzaría a su sustitución por un nuevo líder. Aparentemente, el gran derrotado es Alberto Ruiz-Gallardón, que asegura reflexionará tras las elecciones acerca de su abandono de la política, pero ni Rajoy ni Aguirre pueden estar contentos de la salida que ha tenido esta crisis. En todo caso, será el electorado el que finalmente decida si el caso Gallardón es un simple accidente de carácter personal o revela un enrocamiento del PP en posiciones más conservadoras y, por tanto, con consecuencias negativas en las urnas. Ninguna incógnita, ni siquiera la del futuro de Gallardón, podrá despejarse antes del 9-M, cuando hablen los ciudadanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios