Ultimátum sobre la dependencia

LA Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía va a exigir a los ayuntamientos de la región un calendario de pagos a las empresas que prestan servicios de ayuda domiciliaria so pena de dejar de percibir las ayudas destinadas a los mismos por parte del Gobierno autonómico. El ultimátum está puesto en razón y habrá de ser atendido por las corporaciones locales, aun siendo conscientes de sus extraordinarias dificultades financieras. Decenas de miles de andaluces en situación declarada de gran dependencia tienen derecho a recibir atención en sus propios domicilios, atención que se cubre con fondos procedentes de la Junta de Andalucía. Dichos fondos son transferidos por la Junta, generalmente con dos meses de adelanto, a los ayuntamientos, que son los que contratan a las empresas y cooperativas prestatarias del servicio. Ocurre que las finanzas locales atraviesan sus peores momentos y numerosos ayuntamientos han optado por utilizar el dinero recibido en tapar agujeros que consideran más urgentes, como son las nóminas de sus funcionarios y empleados. De modo que dejan de pagar a las empresas y éstas, a su vez, a sus trabajadores, que en numerosos casos han decidido dejar de trabajar ante las nóminas que se les adeudan o, en todo caso, pasan apuros en sus propias familias. Al final del proceso, los máximos perjudicados son los dependientes, es decir, personas que no pueden valerse por sí mismas y que necesitan de la ayuda domiciliaria para poder sobrevivir con un mínimo de atención y dignidad. Esta espiral desgraciada es la que trata de romper la consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, Micaela Navarro, al demandar a las corporaciones municipales que, al menos, articulen un sistema de pagos consensuado con las empresas de servicio o, de lo contrario, dejarán de percibir las ayudas al no garantizar que las utilizan para el objetivo que legalmente tienen marcado. La medida es una vuelta de tuerca a los problemas financieros de los ayuntamientos, pero no deja de ser necesaria desde el punto de vista social.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios