La cultura de la corrupción

LOS gobiernos griegos corruptos e ineficaces que falsearon las cuentas públicas para solicitar préstamos insensatos y ocultaron el déficit a través de oscuras operaciones financieras tienen la parte mayor de responsabilidad en la actual crisis. Al igual de los podemitas de Syriza serán responsables de lo que pase tras las chulerías que los podemitas españoles les aplauden. Pero los ciudadanos griegos son tan responsables de haberlos votado -ya sea a los corruptos de antes o a los demagogos de ahora- como serán responsables de lo que voten el próximo domingo y fueron responsables de los generalizados fraudes que miles de ciudadanos practicaron durante años.

Las cifras y anécdotas, unas más relevantes y otras menos, han sido ampliamente difundidas. 4.500 muertos cobraban sus pensiones (no es que sea un país de zombis, las disfrutaban sus familias que no habían notificado los fallecimientos a unas autoridades no muy preocupadas por averiguarlo). Longevidad asombrosa de los 9.000 pensionistas con más de 100 años (tampoco es que sea un país de matusalenes, una vez más las familias no notificaban las muertes a las apáticas autoridades). Superpoblación de funcionarios (entre 700.000 y un millón, siendo imposible establecer su número exacto, cerca del 20% de la población activa). Un Parlamento con 1.700 empleados/enchufados que cuenta con 300 diputados (seis empleados/enchufados por escaño). El caso espectacular de la isla en la que el 60% de los beneficiarios de pensiones por ceguera no eran ciegos y alguno hasta era taxista. Resumen: según el director de la Seguridad Griega, el mayor fondo de pensiones del país ha transferido durante los últimos diez años hasta 8.000 millones de euros a ciudadanos fallecidos. Esto da idea de lo que no todos, pero sí muchos griegos hacían.

Hay responsabilidades colectivas derivadas de la apatía (interesada) por no cambiar formas de vida que consideran normal la corrupción. El filósofo Karl Jaspers escribió: "La culpabilidad moral existe entre todos aquellos […] que obnubilaban por comodidad lo que pasaba o permitieron que otros los adormecieran, sedujeran o compraran a cambio de ventajas personales…". Miles de griegos son responsables de su situación y de los sufrimientos que no distinguirán entre ciudadanos honrados y corruptos. Y lo serán en buena medida, si persisten en su actitud, de los de todos nosotros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios