El espontáneo

Juan Cachón

¡No fumarás!

EN las últimas semanas no acaba uno de ir de sorpresa en sorpresa (el plan del puerto, el Palmeral de las sorpresas, la aprobación del PGOU de Málaga definitivamente para finales de 2010), como sigamos a este paso tendremos que irnos a algún balneario y tomar las aguas de Carratraca, Lanjarón o a Sierra de Cazorla como terapia. Vamos, yo más bien lo definiría, más que de sorpresa en sorpresa, de coñazo en coñazo (hablando en caló).

Hace tiempo leí en un diario de tirada nacional, la curiosa noticia: una viejecita con aspecto venerable y que parecía que salía de una película de Mary Poppyns, resulta que había sido espía de toda la vida, y ahora al final, cuando frisa los noventa años nos lo cuenta todo y con todo tipo de detalles. Similar al filme de Alfred Hichtcock Agente secreto pero al revés (en este caso para la KGB) y además, para colmo, ni se arrepiente.

El PP, que ahora aventaja al PSOE en más de seis puntos, va y dice con toda contundencia en el Congreso de los Diputados y sin ningún atisbo de pudor político que lo del golpe de Estado del general Franco no fue un tal golpe, sino un cabreo por la revolución de Asturias, a lo mejor se han equivocado de página de historia y se referían a la rebelión de Don Pelayo como represalia porque a su hijo Favila se lo comió un oso.

Yo pienso que estos del PP al no tener al profesor Javier Tussel, que en paz descanse, como asesor, por pasar a mejor vida, a lo mejor se han equivocado de página aunque el ex presidente del Congreso, Federico Trillo, publicó un ensayo titulado El poder político en los dramas de Shakespeare y al reflexionar sobre las obras del dramaturgo inglés como paradigma de las miserias y las grandezas desde el poder hayan equivocado, y, la archiconocida frase de Hamlet al exclamar To be or no to be con la duda de que el alzamiento nacional; todo es posible, que haya sido una fe de errata histórica. Y para rizar el rizo (porque si éramos pocos, parió la abuela). La Iglesia Católica en la cuarta edición del Enchiridion indelgentarioum (vaya latinazo) en un esfuerzo de aggiornamento doctrinal, para seguir estando en "estado de Gracia", es decir, haber confesado, comulgado y rezado, "según las intenciones del Romano Pontífice" y haber experimentado una completa contricción, ofrece indulgencias, y entre las muchas conocidas por todos los católicos, apostólicos y romanos y según este nuevo Enchiridion (y es que no es tan nuevo porque ya lo había recogido el Papa Pablo VI en el año 1967, el cual lo simplificó con muy buen criterio), entre las indulgencias, el dejar de fumar un día, siempre que previamente se haya confesado y comulgado, pues si después de dejar tan espantoso vicio por un día, que emponzoña el ambiente, produce todo tipo de cánceres y deja a la gente a la larga estéril y asténica, si no has confesado y comulgado, es como el que tiene un tío en Alcalá. Presten atención al esfuerzo, léanse bien el prospecto del Enchiridionindulgentium y aligérense que queda poco, pues en breve se tendrá que ir a Punta Cana a fumar o fumar en una habitación sostenible que me ha diseñado para tal menester mi brillante amigo y colega el arquitecto Salva Moreno Peralta

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios