Luces y sombras

Antonio Méndez. Director de Málaga Hoy

Nueve horas con Juan (Cassá)

 EN realidad fueron nueve horas y veinte minutos, pero tampoco es cuestión de estropear un título redondo, homenaje a Miguel Delibes, pero sin cadáver político del que repasar su biografía en su presencia. Ése es el tiempo que en la semana del 29 de junio al 5 de julio dedicó oficialmente Francisco de la Torre al portavoz de Ciudadanos, según los datos de la última agenda publicada por el regidor en la web del Consistorio.

Con Juan Cassá mantuvo nada menos que media doce de despachos, alguno incluso de 150 minutos, y compareció con él en dos ruedas de prensa. No se contabilizan los actos a los que asisten ambos. Y eso que a veces el líder local del partido naranja se convierte en la sombra del inquilino de la Casona del Parque. Pero por el momento, la cercanía conduce a la distancia. Un buen oxímoron político. 

El socio se ha rebelado como un personaje incómodo. ¿Por qué el cambio? Una pista fueron sus declaraciones del pasado miércoles en las que aseguraba que no sería "la muletilla" del alcalde. Difícil, de momento predecir los comportamientos de Cassá, que un día quiere ser alcalde, otro se muestra como el mejor aliado posible, y el tercero se presenta como el hombre que derribará el imperio delatorriano.

La errónea tarifa del agua, la inversión de nueve millones para un centro digital en Tabacalera o el convenio para construir el hotel Moneo en Hoyo Esparteros, son algunos de los ejemplos en los que la oposición, liderada por Ciudadanos, le ha hecho ver al PP que en este mandato las cosas serán más complejas y se necesita una capacidad de negociación que hasta ahora el equipo de gobierno popular no exhibe.

Desde las filas socialistas hay felicidad por el nuevo escenario y cuentan las veces en que el PP se queda aislado. Después de tantos años de rodillo del alcalde malagueño, que no ha consensuado ni negociado con la oposición ni un solo proyecto estratégico para la capital, la situación es radicalmente distinta. Pero esa satisfacción momentánea debe dar paso a una reflexión más profunda. El PSOE debe apartarse de conjugar el verbo tumbar y refrendar las propuestas que signifiquen un avance para Málaga. Es difícil oponer al llamado polo digital de Tabacalera, que llega con una inversión de la administración central de 6 millones. Es fácil sumarse a la ola en contra del hotel de Moneo, sobre todo si una vez consumado el rechazo no hay una alternativa viable o que la sociedad pueda soportar económicamente. Intentar hundir a De la Torre puede provocar efectos colaterales perversos para el futuro de Málaga. Entretanto, no dudo que el alcalde a la vista del éxito de las horas que dedica a verse con Ciudadanos decidirá que la solución  es reunirse más horas con Juan (Cassá).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios