SENTIMIENTO MALAGUISTA MIL Y UNA HISTORIAS

Basti / Deportes@malagahoy.es

Nos jugaremos la permanencia en casa

PERDIMOS el partido en nueve minutos. Pero la permanencia sigue estando en casa, donde jugaremos cinco de los ocho partidos que nos quedan.

A todos nos sorprendió el arranque, supongo. El Levante salió más enchufado al partido, apretó mucho desde el primer minuto y el Málaga dio muchas facilidades en la consecución de los dos primeros goles. El primer pase interior de Rubén a Stuani... Uf. Y Caballero no salió muy bien en esa jugada. Después, en el segundo gol, si un chiquitín como Rubén, que mide medio metro (en el buen sentido, ¿eh?), con los centrales que tenemos nosotros, es que ha pasado algo raro. Eso significa que las basculaciones y las ayudas no han sido buenas. En general, las llegadas del Levante con 2-0 fueron numerosas y, por cierto, muchos centros fueron de Juanlu, que creó mucho peligro.

Vi a los jugadores del Málaga bastante apáticos. Parecía que el Levante en los balones divididos, en la presión y las coberturas siempre tenía algún hombre más. Las ayudas eran continuas en el centro del campo y las bandas. No nos dejaron desarrollar nuestro juego. Y había mucha diferencia entre líneas, sobre todo con Valdo, Rubén y Juanlu haciendo ahí mucho daño. Por momentos, el Málaga me recordó al de Ferreira, reculando mucho hacia atrás, sin equilibrio. Eso fue clave. Y ellos lo tenían claro, sobre todo con la facilidad del 2-0 tan pronto.

Por momentos vi también que el Málaga dejaba pensar al Levante cuando tenía la pelota. Ellos la movieron con más claridad, cuando en los últimos partidos el Málaga había sido más agresivo y había presionado bastante.

De lo poco positivo, me quedo con nuestro gol, todo un golazo. El base hizo de pívot. Sebas le plantó un gran reverso a Ballesteros tras una buena jugada de Jesús Gámez. El 2-0 siempre es engañoso y pensaba que con el 2-1 el Málaga se metería en el partido, pero el tercer gol del Levante fue, como yo digo, lo mismo de lo mismo. Incluso con fallo de Valdo en el remate remachó Stuani. Hubo mucha pasividad en lo defensivo. Al final vino ese gol fallado por Rondón, que podía haber metido al Málaga ahí. En suma, el Levante fue superior al Málaga.

Ahora nos queda ganar estos do partidos en casa y luego el desplazamiento a Santander. Contra estos equipos nos jugamos la Liga. Todavía estamos a un punto del Zaragoza y no podemos perder la confianza en el equipo. Hay que seguir confiando en los jugadores , en el entrenador y en estos dos partidos, en los que La Rosaleda tiene que ser un fortín para sacar los seis puntos y obtener mucha moral.

Ahora queda la duda de qué Málaga veremos ante el Deportivo. La temporada no ha sido de una línea continua, se han visto muchos altibajos, pero no hay que ser derrotistas. Ante su público, se van a crecer los jugadores. Nosotros tendremos el plus que ayer tuvo el Levante. Los jugadores saben de la dificultad del partido, pero en casa seguro que vemos un Málaga diferente. Así que a llenar el estadio y, cómo no, aúpa Málaga.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios