OPINÓMETRO

@jjblanesmalaga

La maldición

Nunca se sabe a ciencia cierta cómo nace una maldición, normalmente son historias que se pierden en el tiempo. En Málaga estamos asistiendo al nacimiento de una historia que helará las venas a nuestros nietos. La maldición del edificio de Tabacalera.

LA MALDICIÓN.- Nace en el momento en que el ayuntamiento se hace con este pedazo de edificio que iba a ser utilizado para un sinfín de cosas. No quiero yo decir que la culpa de la crisis mundial fuera la adquisición de este edificio, pero las fechas coinciden. ¿Casualidad? Pudiera ser, pero es que hay más datos.

TODO.- Malagueño sabe que en el edificio maldito iba un Museo de las Gemas que iba a ser la envidia de todos los que quieren que en su ciudad coloquen un museo de las gemas. La maldición actuó como el rayo, hubo museo, sí, pero nunca hubo gemas. ¿Casualidad? Quizá. A lo mejor todo esto de un museo de las gemas no fue tema de la maldición, a lo mejor fue simple ineptitud del ayuntamiento, de los de las piedras o de ambos al tiempo. Pero hay más sucesos misteriosos.

PESE.- A llevar abierto desde el principio el museo del automóvil, una histórica petición del malagueño, este no ha terminado de arrancar. Todos los años desde la corporación municipal, tienen que meterle dinero para mantenerlo con vida. Algunos relacionan estas inyecciones periódicas con los sacrificios que hacían los mayas a los dioses para que estos no descargaran su furia sobre ellos. ¿Puede ser que esa pasta haga que la maldición, aunque latente, no termine de actuar en este museo? Pudiera ser, pudiera ser que no, en todo caso aún hay más acontecimientos inexplicables.

EL HUB DE CONTENIDOS DIGITALES.- Ni siquiera ha nacido. La potente maldición del edificio de Tabacalera ha actuado antes de que metan allí un chorro de millones para este tema. Ha durado más, eso es cierto, que la idea de colocar una macro escuela de danza, pero su fin, al menos de momento, ha sido fulminante. ¿Acaso no puede ser que un espíritu maligno, que soporta a dura penas los coches, odia lo digital y no aguanta ni gemas ni bailarinas esté actuando en tan emblemático edificio? Desde luego es para pensarlo. Por supuesto también hay detractores de esta teoría.

LOS DETRACTORES.- Que no creen en trasgos, demonios o espíritus traviesos, argumentan, con razón, que allí se ha instalado un museo ruso, otra de las milenarias peticiones del malagueño medio, y que a este le va bien. Cierto, pero la realidad es que lleva abierto muy poco tiempo, y las maldiciones también tienen derecho a vacaciones, y a no hablar ruso. 

Desde el Opinómetro no queremos alarmar, quizá todos estos fracasos sean casualidades, fruto de la mala fortuna o incluso de la incompetencia, pero cada vez hay más voces que aseguran que si pasas por el edificio de Tabacalera a ciertas horas, y si te fijas bien, se puede escuchar el sonido de un alma atormentada. O también pudiera ser que estén tirando tabiques para adecuarlo a la próxima intentona de rellenar esa preciosa mole. Investigaremos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios