La ciudad y los días

Carlos Colón

¿Que no van a permitir qué?

NO hubo que esperar mucho. José Blanco ha invocado la teoría conspirativa para exculpar al Gobierno: "Nada de lo que está ocurriendo en el mundo, incluso algunos editoriales de los periódicos, es casual o inocente… Hay una campaña perfectamente definida para demonizar al presidente del Gobierno, simplemente porque algunos han llegado a la conclusión de que sólo pueden ganar las elecciones destruyéndole personalmente". Una campaña, como se ve, no sólo nacional y atribuible al PP, sino internacional. Y que además no sólo tiene a Zapatero como objetivo, sino también a Obama, faltaría más, que allí donde va el uno va el otro: "Ahora que ven que estamos saliendo de la crisis, no quieren que se regulen mejor los mercados para así poder volver a hacer de las suyas", por lo que se ha lanzado una "ofensiva clarísima" contra el Gobierno de Obama. Vaya por el Deuteronomio. Además de la megalomanía propia de la corte zapatera, que acuñó aquello de la "conjunción planetaria" entre Obama y ZP, llama la atención que, estando como están las cosas, Blanco diga que los enemigos de su jefe están viendo nuestra salida de la crisis. Urge que nos digan el nombre de su oculista.

En consecuencia Blanco ha anunciado que "no vamos a permitir que los especuladores financieros ataquen a España". Añadiendo que "no vamos a permitir que accedan a La Moncloa aquéllos que no tienen más proyecto que destruir a Zapatero". Suponiendo que se refiera a la oposición como quienes "no tienen más proyecto que destruir a Zapatero" (empresa que, de otra parte, supondría un desparrame de energías: él se basta solo), cabe preguntarse: ¿qué van a hacer él y el partido socialista en nombre del que habla para no permitirles acceder a La Moncloa? Que yo sepa lo único que pueden hacer es gobernar con tanto acierto que la mayoría de los ciudadanos les confíen su voto. Con esto, los habituales usos propagandísticos de los medios de comunicación públicos y el apoyo de los medios amigos tendrían muchas posibilidades de volver a acceder a La Moncloa. Sin embargo, Blanco no parece referirse a lo que de bueno el PSOE pueda hacer para ganar las elecciones, sino a lo que podría hacer para impedir que las ganasen otros.

De la conspiración nacional ha saltado a la internacional. Ha convertido las críticas al Gobierno en ataques a España (¿les suena?). Y ha dado un puntapié a la normal competencia electoral democrática anunciando que no permitirán a la oposición (porque ¿quién, si no ella, estaría empeñada en ese quimérico "proyecto" de "destruir a Zapatero"?) ganar las próximas elecciones. Preocupante, ¿verdad?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios